Translate

viernes, 28 de octubre de 2011

CONTAGIO (o hasta un virus tiene derecho a sus diez minutos de gloria)


TÍTULO: Contagio. TÍTULO ORIGINAL: Contagion. AÑO: 2011. NACIONALIDAD: Estados Unidos. DIRECCIÓN: Steven Soderbergh. GUIÓN: Scott Z. Burns. MÚSICA ORIGINAL: Cliff Martinez. INTÉRPRETES PRINCIPALES: Gwyneth Paltrow, Matt Damon, Laurence Fishburne, Jude Law, Marion Cotillard, Kate Winslet, Elliot Gould. PÁGINA WEB OFICIAL: http://wwws.warnerbros.es/contagion/splash.html.


Steven Soderbergh es el director de la mirada gélida. Al igual que el protagonista de su debut cinematográfico, Sexo, mentiras y cintas de vídeo (1989), quien grababa las confesiones sexuales de las personas de su entorno sin intervenir ni preguntar ni opinar, siendo sólo la presencia de la cámara la que generase pensamientos y sensaciones, en sus películas hay una frialdad y una asepsia que se han convertido en sellos de identidad de su estilo. Da igual que ruede una historia sobre ladrones y policías (Un romance muy peligroso -1998-, Ocean´s Eleven -2001-, Ocean´s Twelve -2004- u Ocean’s Thirteen -2007-), sobre una mujer divorciada que encuentra un trabajo en el que debe investigar los vertidos tóxicos de una potente empresa (Erin Brockovich -2000-), sobre el tráfico de drogas (Traffic -2000), sobre el origen de la Guerra Fría (El buen alemán -2006-), sobre las andanzas de un revolucionario argentino (Che, el argentino -2008-, Che: Guerrilla -2008-) o sean pequeñas películas de cine independiente (Full Frontal -2002-, Bubble -2005-, The Girlfriend Experience -2009-), en todas ellas la postura o las tesis del director frente a lo que rueda parecen inexistentes, sólo está el desarrollo de la trama, la fuerza de la imagen y la reacción del propio espectador. Contagio viene a iluminar nuevas zonas del cine de Soderbergh.




En Contagio, vamos a ver al que, probablemente, sea el mayor asesino en serie de la historia del cine. Porque, como se ha repetido con insistencia, el verdadero protagonista de esta película es un virus letal que se va a propagar con velocidad inusitada. Todos los intérpretes de primera fila que forman el reparto (Gwyneth Paltrow, Matt Damon, Jude Law, Laurence Fishburne, Marion Cotillard, Kate Winslet…) no son más que secundarios que ceden el papel estelar a un enemigo invisible al que vamos a ir siguiendo la pista desde su origen (que habrá que esperar bastante para conocer) hasta la ceremonia de su entierro (metafórico): sencillamente, una especie de biografía de un criminal. Lo que quizás no se ha llegado a decir tanto es que, junto al virus principal, aparecerán otros virus secundarios que también se van a propagar con la misma rapidez y con mecanismos similares (si ven la película, comprenderán a qué me refiero).


Como suele ser habitual en el cine de Soderbergh, la película está marcada por una perfección casi matemática que va diseccionando con la precisión de un bisturí cada avance de la enfermedad, con una música que subraya sin estridencias pero con contundencia cada situación y una fotografía (responsabilidad del propio director, como en toda su filmografía) en la que predominan los tonos fríos y azulados y que logra ir transmitiendo la creciente ansiedad e inquietud en las que la historia se va sumiendo (para darse cuenta del papel que juega la fotografía, hay que observar que en las pocas secuencias que se desarrollan antes de las primeras transmisiones del virus predominan los tonos cálidos).


Al ser Contagio una película coral, las intervenciones de los actores tienden a ser breves, lo cual podría perjudicar, en principio, el nivel interpretativo general. Sin embargo, se logra ir trazando unas precisas y potentes caracterizaciones a través de múltiples sutilezas (gestos, miradas, silencios…), lo cual hace que cada personaje, a pesar de que no se prolongue demasiado su presencia en el film, llegue a tener una fuerte personalidad propia, lo cual es muy elogiable en una cinta de estas características.


En definitiva, Contagio es una película muy atractiva que nos hará estremecer, inteligentemente, durante sus dos horas de metraje. Aunque creo que sobra indicarlo, no puedo dejar de decir que no es apta para hipocondríacos.

Nota (de 1 a 10): 8.


Lo que más me gustó: Su ritmo.


Lo que menos me gustó: El virus no podrá ganar el Oscar.

viernes, 21 de octubre de 2011

INTRUDERS y MIENTRAS DUERMES


Antes que nada, y debido a un comentario que he leído en una página de internet, debo empezar diciendo en relación al anterior post sobre Los pasos dobles que no soy amigo del director del film, ya que no tengo el gusto de conocerle. Todo lo que dije fue en virtud de mi criterio cinematográfico, sin que influyera ningún motivo de tipo personal. Dicho esto, pasemos al nuevo post.


* * *


No vamos a insistir en la tradición de cine de terror que existe en España (ya lo hicimos anteriormente: http://elespectadorimpertinente.blogspot.com/2011/02/los-ojos-de-julia-o-de-terror-tambien.html), pero no podemos evitar el presentar los dos films que vamos a comentar a continuación como dos buenos botones de muestra de dicha realidad.


INTRUDERS (o cómo el terror no se puede quedar a medias)


TÍTULO: Intruders. AÑO: 2011. NACIONALIDAD: España-Estados Unidos-Reino Unido. DIRECCIÓN: Juan Carlos Fresnadillo. GUIÓN: Nicolás Casariego y Jaime Marqués. MÚSICA ORIGINAL: Roque Baños. INTÉRPRETES PRINCIPALES: Clive Owen, Pilar López de Ayala, Carice van Houten, Ella Purnell, Izán Corchero, Daniel Brühl, Héctor Alterio. PÁGINA WEB OFICIAL: http://www.intruders-lapelicula.es/.


Juan Carlos Fresnadillo se dio a conocer con el cortometraje Esposados (1996) y se ha labrado un gran prestigio en el género con Intacto (2001) y 28 semanas después (2007) –secuela de 28 días después, dirigida en 2002 por Danny Boyle. En Intruders, Fresnadillo ha contado con un reparto en parte español (Pilar López de Ayala, Daniel Brühl), en parte internacional (Clive Owen, Carice van Houten), en una esmerada coproducción hispano-norteamericano-británica que constituye una de las películas más esperadas de este otoño.




Norman Bates (Psicosis), Jason Voorhees (Viernes 13), Freddy Krueger (Pesadilla en Elm Street) o Ghostface (Scream) son personajes que han poblado nuestras pesadillas en las salas de cine. Con Intruders, Carahueca viene a unirse al elenco, no sabemos si para permanecer en la cartelera con sucesivas secuelas o para que sea recordado con este único título (esto último parece lo más probable). Su aparición en la pantalla es espectacular: casi no nos hemos acomodado en el asiento y hace acto de presencia de manera contundente e inapelable. Con ello, el film consigue, en sus primeros diez minutos, pegarnos a la butaca e introducirnos en su hábil engranaje: dos familias, en dos países distintos, acosados por la misma figura siniestra que sólo se muestra por la noche.


En el desarrollo de la cinta, hay cuatro interpretaciones que destacan especialmente sobre el resto: las de Pilar López de Ayala e Izán Corchero, como madre e hijo de una de las familias, y las de Clive Owen y Ella Purnell como padre e hija de la otra. El resto del reparto aparece más desdibujado. Carice van Houten, que nos deslumbró en El libro negro (2006, Paul Verhoeven), hace una actuación correcta, pero su personaje ofrece pocos perfiles para el lucimiento. Considero que Daniel Brühl y Héctor Alterio apenas encajan en sus respectivos papeles como sacerdotes.


Pero si el reparto, en general, funciona satisfactoriamente, la dinámica narrativa del film es más problemática. Como hemos dicho con anterioridad, su ritmo empieza fuerte, nos engancha y llega un punto en que todas las subtramas quedan enlazadas de modo magistral. Sin embargo, pienso que el desenlace de la historia queda por debajo del resto de la película y eso, en una película de terror, no deja buen sabor de boca. De hecho, en las películas del género suelen tener más importancia los finales que los principios. Si les pregunto cómo termina Psicosis, La noche de los muertos vivientes o Poltergeist, más de uno se acordará. Si les pregunto cómo empiezan, probablemente no se acordaría casi nadie. 


Aunque es una lástima que haya que hacer esta salvedad a la cinta, cabe concluir que, en general, funciona de forma satisfactoria y no se arrepentirán si deciden ir a verla: la tensión y la emoción están garantizadas.


Nota (de 1 a 10): 6,5.


Lo que más me gustó: El inicio del film engancha.


Lo que menos me gustó: En términos metafóricos: si recibes a alguien con un puñetazo en la boca del estómago, después no puedes dedicarte a amagar.



MIENTRAS DUERMES (o nunca veremos ya igual a los conserjes)


TÍTULO: Mientras duermes. AÑO: 2011. NACIONALIDAD: España. DIRECCIÓN: Jaume Balagueró. GUIÓN: Alberto Marini. MÚSICA ORIGINAL: Lucas Vidal. INTÉRPRETES PRINCIPALES: Luis Tosar, Marta Etura, Alberto San Juan, Iris Almeida, Carlos Lasarte, Petra Martínez. PÁGINA WEB OFICIAL: http://www.mientrasduermeslapelicula.com/.


La trayectoria de Jaume Balagueró no sólo es una de las más consolidadas dentro del género sino, en última instancia, de todo el cine español. Los sin nombre (1999), Darkness (2002), Frágiles (2005), [REC] (2007) y [REC]2 (2009) –estas dos últimas codirigidas con Paco Plaza-, jalonan una carrera brillante y hacen que cada nuevo título del realizador sea aguardado con gran expectación. 




Si en Intruders, el terror emanaba de una figura siniestra, aquí todo es más sutil: quien nos va a inquietar va a ser el amable, educado y servicial conserje de un edificio de viviendas, interpretado con gran brillantez por Luis Tosar. Y no crean que vamos a pasar menos miedo, no. Va a ser justo al revés: lo que vamos a contemplar en Mientras duermes nos va a producir mucho más desasosiego. De hecho, si hay conserje donde viven, casi les recomendaría que no vayan a ver esta película.


Pero no todo es tan sencillo. Aunque, poco a poco, iremos conociendo la retorcida psicología del protagonista, tampoco es que muchos miembros del vecindario sean un dechado de virtudes (en especial, fíjense en la gran revelación del film: la niña Iris Almeida, que seguro que les va a impactar). Por ello, alguna de las trastadas que el conserje hace a uno de los vecinos hasta llegamos a comprenderla.


Quien sí nos va a caer bien es Marta Etura (que también brilla a gran altura). Porque, en realidad, ella viene a ser una especie de Blancanieves posmoderna, acosada no por una madrastra, sino por un empleado perverso y rodeada no de enanitos, sino de vecinos cascarrabias y un poco excéntricos. También habrá, por supuesto, un príncipe azul en toda la historia. Pero los paralelismos, debido al cínico pesimismo de la película, enseguida se torcerán hacia otros derroteros más amargos.


Aunque la maestría en el género de Jaume Balagueró hace acto de presencia en todo el metraje del film, el hecho de que, en determinados momentos, su esencia de thriller psicológico puro (que es, en realidad la vocación de Mientras duermes) quede alterada por un aire de thriller policíaco provoca que, en mi opinión, el desenlace pierda potencia en relación al resto de la película (pese a que Fotogramas lo considera magistral:  http://www.fotogramas.es/Peliculas/Mientras-duermes/Critica). Pero, en su conjunto, la película logra estremecernos convincentemente. Seguro que, desde que la vean, mirarán más de una vez debajo de sus camas antes de irse a dormir.


Nota (de 1 a 10): 7.
 
Lo que más me gustó: Las interpretaciones de Luis Tosar y Marta Etura.
 
Lo que menos me gustó: En última instancia, no opta por un thriller psicológico puro, sino que lo combina con rasgos de thriller policíaco y ello hace perder fuerza a la película.

* * *
Acompaño tráilers de futuros estrenos.


[REC] 3 GÉNESIS

 Aquí está el tráiler de la tercera entrega de la saga [REC]. Creo que promete... Lástima que haya que esperar a marzo de 2012.



CRIADAS Y SEÑORAS

Me parece que este drama norteamericano sobre los problemas raciales en los años 60 va a ser un éxito de público cuando se estrene. A ver si no me equivoco...



DETRÁS DE LAS PAREDES

Daniel Craig, Naomi Watts y Rachel Weisz protagonizan esta cinta de misterio. Con este trío estelar, la taquilla parece asegurada...

viernes, 14 de octubre de 2011

LOS PASOS DOBLES (o aquello que el cine esconde)


TÍTULO: Los pasos dobles. AÑO: 2011. NACIONALIDAD: España-Suiza. DIRECCIÓN: Isaki Lacuesta. GUIÓN: Isa Campo e Isaki Lacuesta. MÚSICA ORIGINAL: Gerard Gil. INTÉRPRETES PRINCIPALES: Bokar Dembele, Miquel Barceló, Alou Cissé, Hamadoun Kassogue, Amon Pegnere Dolo, Amassagou Dolo, Abinum Dolo, Soumaïla Sabata, Djenebou Keita, Mahamadou Camara. PÁGINA WEB OFICIAL: http://www.avalonproductions.es/lospasosdobles/.


Si cuando hablamos de El árbol de la vida, comentamos la polémica generada por las distintas opiniones de la crítica en torno a la película, hoy nos encontramos con un caso parecido con Los pasos dobles de Isaki Lacuesta. Tras su pase en último Festival de San Sebastián, la rueda de prensa fue, especialmente, áspera, llegando a producirse, según palabras de uno de los asistentes, dos ataques –uno más educado que otro, si atendemos a las crónicas- al director por parte de periodistas presentes (http://www.precriticas.com/blog/zinemaldia-dia-4-e-isaki-armo-el-belen/), a los cuales Isaki Lacuesta respondió con bastante enfado. El pintor Miquel Barceló, quien interviene en el film, viendo el cariz que iban adoptando los acontecimientos, llegó a afirmar que “veo que los críticos de cine son aún peores que los críticos de arte” (http://www.elmundo.es/elmundo/2011/09/19/cultura/1316440493.html). Cuando esta cinta ganó la Concha de Oro a la mejor película, podrán imaginar que los ataques se centraron, entonces, en el Jurado, de modo que el palmarés fue globalmente descalificado por la crítica.


Todo esto resulta anormal. Primero, creo que la polémica se ha desmadrado, claramente. Quizás, algunos críticos profesionales deberían asimilar que las estrellas no son ellos sino los directores, actores, guionistas y, en general, todo el equipo que hace una película. Una dosis mínima de humildad hubiera evitado una situación tan patética como la vivida en la rueda de prensa antes comentada. Segundo, me parece chocante que críticos profesionales digan que no entiendan nada de esta película,  como tampoco comprendo que haya muchos críticos profesionales que no entiendan El árbol de la vida. Considero que un crítico profesional debería ser capaz de entender, mínimamente, ambos títulos (porque las claves para la comprensión no están, precisamente, muy escondidas). Que la reacción ante la falta de comprensión de un film sea el ataque histérico, me suscita, simplemente, estupor. Como también me produce estupor que Torrente 4 apenas haya generado críticas negativas y que, en cambio, Los pasos dobles haya sido vilipendiada de manera tan injusta. Sólo me cabe deducir que Isaki Lacuesta dedica menos tiempo que Santiago Segura a hacer “coleguis” entre el colectivo de críticos profesionales.


Respecto al palmarés de San Sebastián, tengo la impresión de que, en la concesión del principal premio a Los pasos dobles, influyeron los furibundos ataques de la crítica. Ante la desmesura de los mismos, el Jurado creo que decidió realizar un acto de provocación otorgando a la cinta la Concha de Oro. La decisión, no me parece un despropósito, ya que, como luego comentaré, la audacia y originalidad de Los pasos dobles merecían un galardón. Quizás el Premio Especial del Jurado, que se adaptaba mejor al carácter del film que el título que se llevó tal distinción (la comedia francesa Le Skylab). Posiblemente, la Concha de Oro fue un premio excesivo, ya que opino que, p. ej.,  No habrá paz para los malvados es mejor película. Sin embargo, la anómala situación producida distorsionó, evidentemente, todo el proceso de concesión de premios.
 
Pero creo que ya es hora de dejar estos temas que, en el fondo, son menores y entrar propiamente en la cinta.




Isaki Lacuesta es un director cuyas películas se alejan del canon clásico. Sus películas se inscriben bien dentro del género documental (como es el caso de Cravan vs. Cravan -2002- o La noche que no acaba -2010-), bien en un terreno ambiguo entre el documental y la ficción (La leyenda del tiempo -2006-, Los condenados -2009-). Los pasos dobles se sitúa en el segundo grupo.


El film parte de la vida del escritor y artista francés François Augiéras (1925-1971). La anécdota que centra el eje de la trama es los frescos que este realizó en un búnker militar en medio del desierto de Mali. Cuando años después volvió a visitar el recinto, comprobó que su obra había quedado destrozada por los graffitis que habían realizado quienes habían pasado por allí. Entonces, volvió a pintar los frescos y selló el búnker para que nadie pudiera dañar esa especie de Capilla Sixtina en medio del Sahara. Desde entonces, cubierto por las arenas del desierto, nadie sabe dónde se ubica este lugar. La película desarrolla tres líneas argumentales en torno a este misterio: por un lado, la de una expedición que se dedica a buscar la localización exacta del búnker; por otro, en la obra que el pintor español Miquel Barceló realiza en Mali (línea que tiene menos peso, entre otras cosas porque, en paralelo a Los pasos dobles, Lacuesta ha realizado el documental El cuaderno de barro, donde profundiza en este tema); finalmente, la propia vida del pintor, narrada de forma muy peculiar: a través de los avatares de un habitante de la región conocida como País Dogón (en el que, supuestamente, se habría reencarnado Augiéras), que son paralelos a los de la propia existencia del artista. El motivo para narrar así la vida del pintor es una frase de éste: “Voy de metamorfosis en metamorfosis con el propósito de abrazar todos mis dobles hasta encontrarme un día solo. De vida en vida, de muerte en muerte, existiré para siempre”.


Con un reparto no profesional casi en su totalidad, hay que advertir que Los pasos dobles es un film absolutamente atípico y original, al que es difícil encontrarle parentescos similares. Narrado de una forma sorprendente, donde lo que es retrato de la realidad y lo que es pura ficción se mezclan y se entrelazan hasta llevarnos a un territorio pocas veces transitado por el mundo del cine, sólo cuando se produce el desenlace se puede apreciar con plena claridad cómo está construida toda la historia.


Como ya decíamos con El árbol de la vida, Los pasos dobles no es una película comercial ni para grandes públicos. A pesar de ello, no cabe afirmar, como hacen algunas críticas, que sea una película ininteligible o que está formado por secuencias interminables. De hecho, a mí se me hizo hasta corta, por lo cual no puedo compartir algunos de los ataques que ha recibido. Igualmente, merece destacarse la poca comentada banda sonora de Gerard Gil, que constituye un complemento perfecto a la narración.


Lo que sí puede estar sometido a debate es la interpretación final del film y yo, en este caso, voy a proponer una teoría muy arriesgada. Como en el siguiente párrafo (en cursiva) hago mención a ciertos detalles de la trama, si quieren, léanlo sólo si ya han visto la película.


Uno de los aspectos que me llamó la atención de la cinta es que hay guiños aparentes a otras películas. La expedición que se dedica a ir cavando agujeros en el desierto buscando el búnker, me recuerda a “La pequeña tierra de Dios” (1958) de Anthony Mann.  El hecho de que el François Augiéras que podríamos denominar real no se nos aparece como tal, es algo que ya aparecía en “La condesa descalza” (1954) de J. L. Mankiewicz. La presión a que es sometido el soldado Augiéras por el resto de sus compañeros, tiene ecos de “De aquí a la eternidad” (1953) de Fred Zinnemann, “El baile de los malditos” (1953) de Edward Dmytryk o “La colina” (1965) de Sidney Lumet. Los bandoleros que roban en nombre de Augiéras, aunque él ya no forme parte de la partida, me sugiere (salvando las distancias) lo que sucedía en “Kagemusha, la sombra del guerrero” (1980) de Akira Kurosawa. Cuando Augiéras se convierte en una especie de ermitaño que vive en un árbol, no he podido dejar de recordar “Simón del desierto” (1965) de Luis Buñuel… En el fondo, lo que “Los pasos dobles” esconde es la fe en que, aun en el rincón más olvidado del desierto, es posible apelar a la esencia más profunda del cine, reconstruir la emoción que genera y devolverla intacta al espectador. Y, profundizando en el razonamiento, si esta es una película que habla de metamorfosis y continuas resurrecciones, que forma parte de un díptico y que habla de la recuperación de la esencia del cine, la conclusión a la que llego es esta: “Los pasos dobles” es a Isaki Lacuesta lo que “Kill Bill” es a Quentin Tarantino. En un caso, quien resucita constantemente es el personaje interpretado por Uma Thurman, y en el del film de Isaki Lacuesta es el esquivo y escurridizo François Augiéras.


Nota (de 1 a 10): 7.


Lo que más me gustó: la forma de narrar la historia me resultó absolutamente fascinante.


Lo que menos me gustó: se me hizo corta.


Acompaño tráiler del film:



* * *

TRÁILERS DE PRÓXIMOS ESTRENOS

LUCES ROJAS

Después de angustiarnos con Buried, Rodrigo Cortés estrenará en 2012 nuevo film (de producción norteamericana), con un gran reparto (Robert de Niro, Sigourney Weaver, Cillian Murphy, Joely Richardson y Toby Jones). Seguro que no nos decepcionará.



VERBO

Eduardo Chapero-Jackson, que adquirió prestigio en el mundo del cortometraje, estrena su primer largo, en el que intervienen Miguel Angel Silvestre, Verónica Echegui, Macarena Gómez, Najwa Nimri... El 4 de noviembre de 2011 está previsto su estreno en las salas.









DIME CON CUÁNTOS

Protagonizada por Anna Faris y Chris Evans, el 28 de octubre de 2011 se estrena este film dirigido por Mark Mylod, que parece seguir la senda de la comedia romántica "atrevida" que se inició con Con derecho a roce. Ya veremos...







MILLENNIUM 1

Todavía habrá que esperar hasta enero de 2012 para ver qué ha hecho David Fincher con la adaptación de la primera entrega de la saga sueca de género negro Millennium. Si todavía no han leído la novela, todavía tienen tiempo de hacerlo para, después, hacer las odiosas comparaciones de siempre ("pues el libro me gustó más...").




 


domingo, 2 de octubre de 2011

NO HABRÁ PAZ PARA LOS MALVADOS (o ¿qué cine es el que, de verdad, sabemos hacer bien en España?)


TÍTULO: No habrá paz para los malvados. AÑO: 2011. NACIONALIDAD: España. DIRECCIÓN: Enrique Urbizu. GUIÓN: Michel Gaztambide y Enrique Urbizu. MÚSICA ORIGINAL: Mario de Benito. INTÉRPRETES PRINCIPALES: José Coronado, Helena Miquel, Juanjo Artero, Rodolfo Sancho, Pedro María Sánchez. PÁGINA WEB OFICIAL: http://www.nohabrapaz.com.

Cuando, en una entrada anterior, hablamos de Los ojos de Julia (http://elespectadorimpertinente.blogspot.com/2011/02/los-ojos-de-julia-o-de-terror-tambien.html), ya comentamos que, en el seno del cine español, existía una tradición poco reconocida de películas fantásticas y de terror. Algo parecido sucede con el género negro.

Desde Brigada criminal (1950) de Ignacio F. Iquino, Apartado de correos 1001 (1950) de Julio Salvador, Los ojos dejan huellas (1952) de José Luis Sáenz de Heredia, Juzgado permanente (1953) de Joaquín Luis Romero-Marchent, El expreso de Andalucía (1956) y Los atracadores (1961) de Francisco Rovira Beleta, Un vaso de whisky (1958) de Julio Coll, El cebo (1958) de Ladislao Vajda, No dispares contra mí  (1961) de José María Nunes o A tiro limpio (1963) de Francisco Pérez-Dolz , se han sucedido, con posterioridad, títulos como El crack (1981) y El crack II (1983) de José Luis Garci, Corazón de papel (1982) de Roberto Bodegas, El pico (1983) y El pico 2 (1984) de Eloy de la Iglesia, Fanny “Pelopaja” (1984) de Vicente Aranda, Crónica sentimental en rojo (1986) de Francisco Rovira Beleta, Adiós pequeña (1986) y Días contados (1994) de Imanol Uribe, El sueño del mono loco (1989) de Fernando Trueba, Beltenebros (1991) de Pilar Miró, Éxtasis (1996), Los lobos de Washington (1999) y Hormigas en la boca (2005) de Mariano Barroso, Carne trémula (1997) de Pedro Almodóvar…

Enrique Urbizu ha labrado sus principales éxitos en este género. Después de Todo por la pasta (1991), La caja 507 (2002) y La vida mancha (2003), acaba de estrenar No habrá paz para los malvados.





Allá por el año 1988, aproximadamente, en el centro educativo donde cursaba el bachillerato, se organizó el visionado de La rosa púrpura de El Cairo (1985) de Woody Allen. Antes de la película, dio una pequeña charla el crítico de cine Carlos Colón. Sobre determinado cine (que no voy a precisar cuál es, por elementales razones de discreción), objetó que sus películas pudieran entenderse sin problemas si las viéramos con los ojos cerrados. Es decir, según interpreté, les faltaba el elemento que debía ser esencial en cualquier film: el componente visual. El cine es un arte que se expresa con imágenes y, por tanto, no debería consistir, meramente, en ilustrar las palabras de un guión, sino que eran dichas imágenes las que debían articular el discurso y convertirse en el alma de todo film. Las palabras de Carlos Colón me hicieron abrir los ojos sobre por qué había películas que me gustaban más y películas que me gustaban menos, sin que tuviera claro el criterio que podía regir tales preferencias. Sólo entonces, descubrí que, a pesar de que podía no compartir todas sus opiniones, sí estaba de acuerdo con él en lo esencial: una potencia visual bien entendida era la clave para hacer buen cine.

Viene esto a cuento porque creo que No habrá paz para los malvados se aproxima bastante al ideal que he intentado expresar en el párrafo anterior. Con un guión seco como una lija, con diálogos breves y afilados, toda el argumento  se sustenta en las acciones y movimientos de los personajes, en la construcción de los ambientes sórdidos e inquietantes que jalonan la narración y en un ritmo perfectamente ajustado, lo suficientemente lento para captar todos los detalles de la compleja trama y lo suficientemente ágil para mantener captada permanentemente la atención del espectador.

José Coronado interpreta al inspector Santos Trinidad, un policía con un pie puesto en la legalidad y el otro en un mundo asfixiante y tenebroso, y logra realizar una caracterización soberbia del personaje, otorgándole una verosimilitud nada fácil de conseguir. No le anda a la zaga Helena Miquel (antigua vocalista de los grupos Élena y Delafé) que traza un retrato de la jueza Chacón a base de una prodigiosa contención, pero que es igual de poderoso que el realizado por su antagonista. Porque, sin que ello sea explícito, ambos personajes son los contrapuntos simbólicos en torno a los que se desenvuelve la historia. Frente a la elegancia, el comedimiento y la pulcritud de la juez, se sitúa el aspecto desmañado, los excesos y la indisciplina de Santos Trinidad, como dos formas incompatibles de entender la ley y la justicia.

Con fidelidad a los cánones del género, el film, más que pretender convertir el desarrollo de la trama en la mera resolución de un misterio, se convierte en un bisturí que disecciona ambientes y realidades que se producen en nuestro país, con un sentido profundamente crítico. Por todo lo dicho, No habrá paz para los malvados es una estimable cinta que recomiendo vivamente a quienes les atraiga el cine negro y, en general, a quienes quieran pasar un buen rato viendo una película. Se trata, sin duda, de uno de los mejores títulos españoles que hemos visto en los últimos años.

Nota (de 0 a 10): 8.

Lo que más me gustó: las interpretaciones de José Coronado y Helena Miquel.

Lo que menos me gustó: ciertos aspectos de la trama acaban quedando confusos.

Incluyo trailer de la película:


* * *

PALMARÉS FESTIVAL DE CINE SAN SEBASTIÁN 2011

El Festival de Cine de San Sebastián, celebrado entre los días 16 y 24 de septiembre de 2011, ha concluido con un palmarés que ha sembrado la polémica. La Concha de Oro a la Mejor Película fue para Los pasos dobles de Isaki Lacuesta. Partiendo de que la mayoría de los críticos profesionales que acudieron al Festival, no entendieron la película en su primer pase (alguno reconoció que sólo se había enterado de algo en la tensa rueda de prensa posterior) y la atacaron con fuerza, resulta lógico que cuando se anunció el premio no generase muchas adhesiones. En breve, comentaremos este film para opinar si resultaba pertinente o no la "caza del hombre" que, prácticamente, se inició, de modo surrealista y excesivo, contra Isaki Lacuesta.

El Premio Especial del Jurado lo obtuvo la comedia francesa Le Skylab, dirigida por Julie Delpy. La Concha de Oro. Las Conchas de Plata al Mejor Director (Filipos Tsitos) y al Mejor Actor (Antonis Kafetzopoulos) fueron para la película griega Unfair world. La Concha de Plata a la Mejor Actriz se concedió a María León, por su interpretación en La voz dormida de Benito Zambrano. El Premio del Jurado al Mejor Guión lo obtuvo el japonés Hirokazu Kore-Eda por I wish.


Fuera del palmarés oficial, el premio FIPRESCI de la crítica lo consiguió el film portugués Sangre de mi sangre, del director Joao Canijo.

* * *

EXTRATERRESTRE


Nacho Vigalondo, después de Los Cronocrímenes (2007), ya ha presentado el tráiler de su nuevo film. Si lo ven, no tendrán muy claro de qué va. Pero seguro que les inquieta.



MARGIN CALL


El 21 de octubre, se estrena en las salas españolas Margin Call. Dirigida por J. C. Chandor, y con un magnífico reparto (Kevin Spacey, Paul Bettany, Jeremy Irons, Demi Moore, Stanley Tucci), la película está ambientada en la crisis financiera que estalló en el 2008. El tráiler promete.



LAS AVENTURAS DE TINTÍN: EL SECRETO DEL UNICORNIO


Steven Spielberg, con la colaboración de Peter Jackson, se ha lanzado a adaptar los cómics de Tintín en esta cinta. Proyecto arriesgado (hasta ahora, en muy contadas ocasiones, las adaptaciones de cómics han alcanzado el mismo nivel que el original), la primera impresión que produce el aspecto visual no es alentador. Habrá que esperar al 28 de octubre para ver el resultado y no adelantar acontecimientos (la trayectoria de Spielberg merece un amplio voto de confianza).