Translate

viernes, 28 de octubre de 2011

CONTAGIO (o hasta un virus tiene derecho a sus diez minutos de gloria)


TÍTULO: Contagio. TÍTULO ORIGINAL: Contagion. AÑO: 2011. NACIONALIDAD: Estados Unidos. DIRECCIÓN: Steven Soderbergh. GUIÓN: Scott Z. Burns. MÚSICA ORIGINAL: Cliff Martinez. INTÉRPRETES PRINCIPALES: Gwyneth Paltrow, Matt Damon, Laurence Fishburne, Jude Law, Marion Cotillard, Kate Winslet, Elliot Gould. PÁGINA WEB OFICIAL: http://wwws.warnerbros.es/contagion/splash.html.


Steven Soderbergh es el director de la mirada gélida. Al igual que el protagonista de su debut cinematográfico, Sexo, mentiras y cintas de vídeo (1989), quien grababa las confesiones sexuales de las personas de su entorno sin intervenir ni preguntar ni opinar, siendo sólo la presencia de la cámara la que generase pensamientos y sensaciones, en sus películas hay una frialdad y una asepsia que se han convertido en sellos de identidad de su estilo. Da igual que ruede una historia sobre ladrones y policías (Un romance muy peligroso -1998-, Ocean´s Eleven -2001-, Ocean´s Twelve -2004- u Ocean’s Thirteen -2007-), sobre una mujer divorciada que encuentra un trabajo en el que debe investigar los vertidos tóxicos de una potente empresa (Erin Brockovich -2000-), sobre el tráfico de drogas (Traffic -2000), sobre el origen de la Guerra Fría (El buen alemán -2006-), sobre las andanzas de un revolucionario argentino (Che, el argentino -2008-, Che: Guerrilla -2008-) o sean pequeñas películas de cine independiente (Full Frontal -2002-, Bubble -2005-, The Girlfriend Experience -2009-), en todas ellas la postura o las tesis del director frente a lo que rueda parecen inexistentes, sólo está el desarrollo de la trama, la fuerza de la imagen y la reacción del propio espectador. Contagio viene a iluminar nuevas zonas del cine de Soderbergh.




En Contagio, vamos a ver al que, probablemente, sea el mayor asesino en serie de la historia del cine. Porque, como se ha repetido con insistencia, el verdadero protagonista de esta película es un virus letal que se va a propagar con velocidad inusitada. Todos los intérpretes de primera fila que forman el reparto (Gwyneth Paltrow, Matt Damon, Jude Law, Laurence Fishburne, Marion Cotillard, Kate Winslet…) no son más que secundarios que ceden el papel estelar a un enemigo invisible al que vamos a ir siguiendo la pista desde su origen (que habrá que esperar bastante para conocer) hasta la ceremonia de su entierro (metafórico): sencillamente, una especie de biografía de un criminal. Lo que quizás no se ha llegado a decir tanto es que, junto al virus principal, aparecerán otros virus secundarios que también se van a propagar con la misma rapidez y con mecanismos similares (si ven la película, comprenderán a qué me refiero).


Como suele ser habitual en el cine de Soderbergh, la película está marcada por una perfección casi matemática que va diseccionando con la precisión de un bisturí cada avance de la enfermedad, con una música que subraya sin estridencias pero con contundencia cada situación y una fotografía (responsabilidad del propio director, como en toda su filmografía) en la que predominan los tonos fríos y azulados y que logra ir transmitiendo la creciente ansiedad e inquietud en las que la historia se va sumiendo (para darse cuenta del papel que juega la fotografía, hay que observar que en las pocas secuencias que se desarrollan antes de las primeras transmisiones del virus predominan los tonos cálidos).


Al ser Contagio una película coral, las intervenciones de los actores tienden a ser breves, lo cual podría perjudicar, en principio, el nivel interpretativo general. Sin embargo, se logra ir trazando unas precisas y potentes caracterizaciones a través de múltiples sutilezas (gestos, miradas, silencios…), lo cual hace que cada personaje, a pesar de que no se prolongue demasiado su presencia en el film, llegue a tener una fuerte personalidad propia, lo cual es muy elogiable en una cinta de estas características.


En definitiva, Contagio es una película muy atractiva que nos hará estremecer, inteligentemente, durante sus dos horas de metraje. Aunque creo que sobra indicarlo, no puedo dejar de decir que no es apta para hipocondríacos.

Nota (de 1 a 10): 8.


Lo que más me gustó: Su ritmo.


Lo que menos me gustó: El virus no podrá ganar el Oscar.

1 comentario: