Translate

lunes, 29 de octubre de 2012

LO IMPOSIBLE (o la obra cinematográfica como estado de ánimo)



TÍTULO: Lo imposible. TÍTULO ORIGINAL: Lo imposible. AÑO: 2012. NACIONALIDAD: España. DIRECCIÓN: Juan Antonio Bayona. GUIÓN: Sergio G. Sánchez. MÚSICA ORIGINAL: Fernando Velázquez. INTÉRPRETES PRINCIPALES: Naomi Watts, Ewan McGregor, Tom Holland, Samuel Joslin, Oaklee Pendergast, Geraldine Chaplin, Marta Etura. PÁGINA WEB OFICIAL: http://www.loimposible-lapelicula.com/.

Aunque el cine siempre ha tendido a reflejar las circunstancias sociales de cada momento histórico, ha habido coyunturas en las que ha sido el arte que mejor ha sabido reflejar el estado de ánimo de una época. Si quisiéramos saber qué se sentía, qué se pensaba, cómo eran las vivencias y qué inquietudes existían durante la Depresión del 29, no tendríamos más que ver El pan nuestro de cada día (1934) de King Vidor, Las uvas de la ira (1940) de John Ford o la filmografía de dicho período de Frank Capra (El secreto de vivir -1936-, Vive como quieras -1938-, Caballero sin espada -1939- o Juan Nadie -1941-). Para tener una impresión de primera mano de cómo se encontraba la Italia de la posguerra, bastaría con recuperar Roma, ciudad abierta (1945) o Paisà (1946) de Roberto Rossellini, Ladrón de bicicletas (1948) de Vittorio de Sica o La terra trema (1948) de Luchino Visconti. Si sintiéramos curiosidad por el sentimiento de paranoia existente durante la Guerra Fría, nada más fácil que revisar La guerra de los mundos (1953) de Byron Haskin, Invasores de Marte (1953) de William Cameron Menzies, La humanidad en peligro (1954) de Gordon Douglas, La invasión de los ladrones de cuerpos (1956) de Don Siegel, ¿Teléfono rojo?, volamos hacia Moscú (1964) de Stanley Kubrick, Punto límite (1964) de Sidney Lumet o La noche de los muertos vivientes (1968) de George A. Romero. Para conocer el espíritu crítico de los años 60, nada mejor que contemplar La jauría humana (1966) o Bonnie y Clide (1967) de Arthur Penn, Los profesionales (1966) y A sangre fría (1967) de Richard Brooks, El graduado (1967) de Mike Nichols o En busca de la felicidad (1971) de Robert Mulligan. Como habrán observado, en la lista figuran títulos pertenecientes a géneros (la ciencia-ficción, el western…), que, en principio, parecen alejados de cualquier intención de retratar la realidad. Sin embargo, los que enumeramos, han cumplido ese objetivo del mismo modo que lo han podido hacer películas de corte realista. Con Lo imposible, sucede algo similar.






domingo, 21 de octubre de 2012

EL ARTISTA Y LA MODELO y BLANCANIEVES


EL ARTISTA Y LA MODELO (o la delgada línea que separa la inspiración del vacío)

TÍTULO: El artista y la modelo. TÍTULO ORIGINAL: El artista y la modelo. AÑO: 2012. NACIONALIDAD: España-Francia. DIRECCIÓN: Fernando Trueba. GUIÓN: Fernando Trueba y Jean-Claude Carrière. INTÉRPRETES PRINCIPALES: Aida Folch, Jean Rochefort, Claudia Cardinale, Götz Otto, Chus Lampreave, Christian Sinniger, Martin Gamet, Mateo Deluz. PÁGINA WEB OFICIAL: http://elartistaylamodelo.com/es/home.


Mi amigo Freijanez es artista. Su obra se inscribe en el “Expresionismo Lírico” y se compone de cuadros, pinturas-cerámicas y figuras y esculturas. Pueden ver una amplia muestra de su trabajo en www.freijanez.com. En cualquier obra que reprodujéramos aquí, veríamos más allá de ella misma. Su contemplación es instalarse en un estado de ánimo, en una emoción, en un instante único cristalizado en una forma y un color. 




Rama Multicolor



Tetera Roja



                                                       Noche de crisálidas




 
Elegía para dos opuestos



El proceso por el cual la realidad, en su más amplio sentido, genera una obra de arte es complejo y, en gran medida, misterioso. En el centro del mismo, se encuentra la inspiración, un ente escurridizo pero de cuya existencia cuadros como los de Freijanez dan testimonio.

El cine ha intentado en varias ocasiones atrapar la esencia de la inspiración. Aunque Moulin Rouge (1952) de John Huston y El loco del pelo rojo (1956) de Vincente Minnelli se aproximaron a ella, quizás acabaron centrándose más en las biografías de Toulouse-Lautrec y Vincent van Gogh, respectivamente. La joven de la perla (2003) de Peter Webber, sí abordó cómo tuvo lugar la elaboración de una pintura concreta por Johannes Vermeer pero, en última instancia, la reconstrucción de una época y el análisis de unas circunstancias sociales tuvieron mayor peso en la trama. El sol del membrillo (1992) de Víctor Erice sí que entró de lleno en intentar escudriñar el enigma, a través del complejo proceso de creación del pintor Antonio López, pero es la propia dificultad del mismo lo que acaba acaparando nuestra atención. Es quizás, El artista y la modelo uno de los films que ha logrado entrar en el verdadero núcleo de la cuestión. Probablemente, porque sólo la ficción y las metáforas sirven para llegar al fondo de lo que es difícil expresar a través de las palabras.









martes, 16 de octubre de 2012

MÁTALOS SUAVEMENTE (o ¿cómo sería una película si Tarantino decidiera ponerse en plan cafre?)



TÍTULO: Mátalos suavemente. TÍTULO ORIGINAL: Killing Them Softly. AÑO: 2012. NACIONALIDAD: Estados Unidos. DIRECCIÓN: Andrew Dominik. GUIÓN: Andrew Dominik, adaptando la novela Cogan’s Trade de George V. Higgins. INTÉRPRETES PRINCIPALES: Brad Pitt, Scott McNairy, Ben Mendelsohn, James Gandolfini, Vincent Curatola, Ray Liotta, Trevor Long, Max Casella, Sam Shepard, Slaine. PÁGINA WEB OFICIAL: http://www.deaplaneta.com/es/matalos-suavemente.

El cine negro, junto al western y el musical, es uno de los grandes géneros de la historia del cine. Pero, frente a la relativa decadencia de los dos últimos, el género noir conserva gran parte de su fuerza y vigor. Bien sea en la línea de recrear el canon tradicional de este tipo de películas (como en Muerte entre las flores -1990- y El hombre que nunca estuvo allí -2001- de los hermanos Coen, L. A. Confidential -1997- de Curtis Hanson, Camino a la perdición -2002- de Sam Mendes, La Dalia Negra -2006- de Brian de Palma o Enemigos públicos -2009- de Michael Mann) o intentando actualizar su estética, encontrando nuevos caminos (como en Reservoir Dogs -1992-  y Jackie Brown -1997- de Quentin Tarantino, Heat -1995- de Michael Mann, Fargo -1996- y No es país para viejos -2007- de los hermanos Coen, Una historia de violencia -2005- y Promesas del Este -2007- de David Cronenberg, American Gangster -2007- de Ridley Scott, La noche es nuestra -2007- de James Gray, Dueños de la calle -2008- de David Ayer o la serie televisiva The Wire), todos los años nos suele deparar algún título estimable. En esta ocasión, ha sido Mátalos suavemente, que se inscribe en la segunda de las tendencias descritas.