Translate

sábado, 17 de noviembre de 2012

SKYFALL (o también las ratas tienen su corazoncito…)



Antes de empezar la reseña de Skyfall, la última película del agente 007, les voy a hacer una pregunta aparentemente fácil: ¿Quiénes fueron los tres primeros actores que interpretaron al personaje de James Bond? Lean después de la reseña y, quizás, se lleven una sorpresa…


TÍTULO: Skyfall. TÍTULO ORIGINAL: Skyfall. AÑO: 2012. NACIONALIDAD: Reino Unido. DIRECCIÓN: Sam Mendes. GUIÓN: Neal Purvis, Robert Wade y John Logan, según el personaje creado por Ian Fleming. MÚSICA ORIGINAL: Thomas Newman. INTÉRPRETES PRINCIPALES: Daniel Craig, Judi Dench, Javier Bardem, Ralph Fiennes, Naomie Harris, Bérénice Marlohe, Albert Finney, Ben Whishaw. PÁGINA WEB OFICIAL: http://www.skyfall-movie.com/site/ y http://www.007.com/skyfall/.

Corre una leyenda urbana en torno a Nunca digas nunca jamás (1983) de Irvin Kershner –de la que, por supuesto, nunca sabremos si es verdad o no-, que gira en torno a cómo iba a ser su secuencia inicial. Hubiésemos visto a un James Bond borracho, mal vestido, con barba de varios días y desconectado  de cualquier obligación y responsabilidad en alguna playa del Caribe. Entonces, hubiesen llegado dos caballeros británicos a su casa, elegantemente vestidos, que se dirigirían a él: “Señor Bond, venimos a buscarle para que se reincorpore al Servicio Secreto de Su Majestad…”. Bond hubiese respondido, en parte amargado, en parte desilusionado: “No quiero saber nada de ustedes”. Sin embargo, los dos caballeros volverían a la carga: “¿Es que acaso no le preocupa su país?”. “Ya no”, respondería el agente 007. Finalmente, le darían el argumento definitivo: “Es que es ella quien se pide…”. “¿Quién es ella?”, preguntaría Bond. “La reina”, le dirían sin ningún asomo de duda. Sólo entonces, Bond iría a su habitación y, tras unos minutos, saldría perfectamente afeitado, impecablemente vestido y completamente sobrio, preparado para afrontar su nueva misión.

Aunque no aparece tal como la hemos narrado, parte del espíritu de esta secuencia aparece al principio de la última entrega de la serie Bond y ello es así porque encaja a la perfección con algunos de los temas que se desarrollan a partir de la compleja trama de Skyfall.





viernes, 16 de noviembre de 2012

LOOPER (o ¿es posible luchar contra uno mismo?)



TÍTULO: Looper. TÍTULO ORIGINAL: Looper. AÑO: 2012. NACIONALIDAD: Estados Unidos. DIRECCIÓN Y GUIÓN: Rian Johnson. MÚSICA ORIGINAL: Nathan Johnson. INTÉRPRETES PRINCIPALES: Joseph Gordon-Levitt, Bruce Willis, Emily Blunt, Paul Dano, Noah Segan, Piper Perabo, Jeff Daniels, Tracie Thoms. PÁGINA WEB OFICIAL: http://www.loopermovie.com/.

En una entrada anterior, cuando realizamos la reseña de Código fuente (http://elespectadorimpertinente.blogspot.com.es/2011/04/torrente-4-lethal-crisis-y-codigo.html), ya dimos un repaso a las películas que trataban el tema del viaje en el tiempo y recomendamos un libro que recogía diversos relatos que afrontaban esa misma cuestión. Hoy, cuando hablamos de Looper, podríamos detenernos en la capacidad de la ciencia-ficción para desarrollar planteamientos de carácter social, político, ético o filosófico. 

Curiosamente, en contra de lo que se piensa (ya que ello se atribuye a un film posterior, al que después nos referiremos), una de las primeras obras cinematográficas que inició esa tendencia (aparte del antecedente de 1984 de Michael Anderson, del año 1956) fue un famoso cortometraje del año 1962, titulado La Jetée (que también trataba de un viaje en el tiempo, aunque bastante peculiar), el cual se hallaba dirigido por Chris Marker, cineasta que ha fallecido recientemente (en julio de 2012):





Con posterioridad, hay que mencionar, entre otras obras, Lemmy contra Alphaville (1965) de Jean-Luc Godard, Fahrenheit 451 (1966) de François Truffaut, 2001: Una odisea del espacio (1968) de Stanley Kubrick –que suele considerarse, con notoria injusticia, como la primera obra de ciencia-ficción “seria”-, THX1138 (1971) de George Lucas, La naranja mecánica (1971) de Stanley Kubrick, Blade Runner (1982) de Ridley Scott, Matrix (1999) de los hermanos Wachowski o Hijos de los hombres (2006) de Alfonso Cuarón. Looper bebe del espíritu de todos estos títulos y, por ello, tiene todas las papeletas para convertirse en la película de culto del año. Se lo merecería, porque se trata de un magnífico film.



Cartel de Looper