Translate

sábado, 22 de diciembre de 2012

LA VIDA DE PI (o “caló el chapeo… miró de soslayo, fuese y no hubo nada”) *

Hoy, en nuestra entrada, hablaremos de La vida de Pi y daremos nuestra opinión sobre lo mejor de 2012.



LA VIDA DE PI (o “caló el chapeo… miró de soslayo, fuese y no hubo nada”) *

TÍTULO: La vida de Pi. TÍTULO ORIGINAL: Life of Pi. AÑO: 2012. NACIONALIDAD: Estados Unidos-China. DIRECCIÓN: Ang Lee. GUIÓN: David Magee, adaptando la novela homónima de Yann Martel. MÚSICA ORIGINAL: Mychael Danna. INTÉRPRETES PRINCIPALES: Suraj Sharma, Irrfan Khan, Ayush Tandon, Gautam Belur, Adil Hussain, Tabu, Ayan Khan, Mohd Abbas Khaleeli, Vibish Sivakumar, Rafe Spall, Gérard Depardieu. PÁGINA WEB OFICIAL: http://www.lifeofpimovie.com/ y http://www.fox.es/cinema/la_vida_de_pi-20594/20594/.

Cuando, en una entrada reciente, hablábamos de En la casa, comentamos la importancia que el término “relato” ha adquirido en el discurso intelectual contemporáneo. Todo lo que dijimos entonces (http://elespectadorimpertinente.blogspot.com.es/2012/12/en-la-casa-o-como-estamos-rodeados-de.html) sería aplicable a La vida de Pi. Porque este film también trata sobre un relato precario e invadido por la incertidumbre. Lo que puede parecer más sorprendente de todo es que la película haya sido dirigida por Ang Lee. Este director chino, nacido en Taiwán, que empezó reflexionando sobre cómo las circunstancias sociales y las mentalidades dominantes condicionan los comportamientos individuales en títulos como El banquete de bodas (1993), Comer, beber, amar (1994), Sentido y sensibilidad (1995), La tormenta de hielo (1997) y, aunque no fuera tan obvio, Tigre y dragón (2000), amplió sutilmente la temática de su cine al abordar el conflicto entre nuestros cuerpos y nuestras mentes en Hulk (2003), Brokeback Mountain (2005) y Deseo, peligro (2007). En La vida de Pi, Lee traza un anillo concéntrico más en su mundo y aborda la cuestión de Dios y de la religión. En el fondo, no resulta tan extraño: a fin de cuentas, de lo que pretende hablarnos es del enfrentamiento profundo de todo ser humano con su propia realidad.






Miguel de Unamuno, en San Manuel Bueno, mártir (1930), escribió: “Todas las religiones son verdaderas en cuanto hacen vivir espiritualmente a los pueblos que las profesan, en cuanto les consuelan de haber tenido que nacer para morir, y para cada pueblo la religión más verdadera es la suya, la que ha hecho”. La moraleja final de La vida de Pi no dista mucho de la aseveración citada. Para llegar a ella, la cinta despliega una espectacular e impresionante imaginería visual que proporciona secuencias de una hermosura subyugante, lo cual constituye el evidente punto fuerte del film. Cuando el mismo finaliza, no obstante, no podemos evitar el preguntarnos si su contenido temático está a la altura de su poderío estético. Porque da la sensación, tras contemplar el desenlace, que La vida de Pi padece de un exceso de parafernalia del que cabe esperar más y no sólo la pequeña píldora new age que constituye su conclusión.

A la obra de Unamuno antes citada, en la edición de Cátedra del año 1986, le bastan 55 páginas (notas a pie de texto incluidas) para transmitir una idea similar a la de la película: “¡Déjalos!¡Es tan difícil hacerles comprender dónde acaba la creencia ortodoxa y dónde empieza la superstición! Y más para nosotros. Déjalos, pues, mientras se consuelen. Vale más que lo crean todo, aun cosas contradictorias entre sí, a no que no crean nada”.

En el caso de La vida de Pi, lo que se nos ocurre decir es: “mucho ruido y pocas nueces”.  Y es una pena porque con un guión con un poco más de profundidad, este film hubiera sido, indudablemente, una obra maestra.

Nota (de 1 a 10): 7,5.

Lo que más me gustó: Su preciosismo visual.

Lo que menos me gustó: Al final, da la impresión de que hay más continente que contenido.

* Las palabras entre comillas pertenecen a una famosa composición poética de Miguel de Cervantes: http://es.wikipedia.org/wiki/Soneto_con_estrambote.

* * *

Como el año se está acabando, aquí les presento la lista de las que son, para este blog, las mejores películas de 2012. Como suele ser normal en todas mis listas, estas dos también son variadas y heterodoxas.

PELÍCULAS ESPAÑOLAS

Puesto número 1.- GRUPO 7 de Alberto Rodríguez:

2.- [REC] 3 GÉNESIS de Paco Plaza:

3.- A PUERTA FRÍA de Xavi Puebla:

4.- BLANCANIEVES de Pablo Berger:

5.- KANIMAMBO – TRES VISIONES DE MOZAMBIQUE de Adán Aliaga, Abdelatif Hwidar y Carla Subirana:

6.- LO IMPOSIBLE de Juan Antonio Bayona:

7.- LOS NIÑOS SALVAJES de Patricia Ferreira:

8.- EXTRATERRESTRE de Nacho Vigalondo:

9.- EL ARTISTA Y LA MODELO de Fernando Trueba:

10.- Ex aequo a HOLMES & WATSON: MADRID DAYS de José Luis Garci y BUSCANDO A EIMISH de Ana Rodríguez Rosell:




PELÍCULAS EXTRANJERAS

Puesto número 1.- EL CABALLERO OSCURO: LA LEYENDA RENACE de Christopher Nolan.

2.- MOONRISE KINGDOM de Wes Anderson.


3.- WAR HORSE (CABALLO DE BATALLA) de Steven Spielberg:

4.- LOOPER de Rian Johnson:

5.- LOS IDUS DE MARZO de George Clooney:

6.- MÁTALOS SUAVEMENTE de Andrew Dominik:

7.- MONEYBALL: ROMPIENDO LAS REGLAS de Bennett Miller:

8.- EL HOBBIT: UN VIAJE INESPERADO de Peter Jackson:

9.- CÉSAR DEBE MORIR de Paolo y Vittorio Taviani.

10.- HOLY MOTORS de Léos Carax.

Las últimas dos películas se comentaron en misma entrada: http://elespectadorimpertinente.blogspot.com.es/2012/12/cesar-debe-morir-y-holy-motors.html.

domingo, 16 de diciembre de 2012

EL HOBBIT: UN VIAJE INESPERADO (o la nostalgia detrás de la máscara)



TÍTULO: El Hobbit: Un viaje inesperado. TÍTULO ORIGINAL: The Hobbit: An Unexpected Journey. AÑO: 2012. NACIONALIDAD: Estados Unidos-Nueva Zelanda. DIRECCIÓN: Peter Jackson. GUIÓN: Fran Walsh, Philippa Boyens, Peter Jackson y Guillermo del Toro, adaptando la novela El Hobbit de J. R. R. Tolkien. MÚSICA ORIGINAL: Howard Shore. INTÉRPRETES PRINCIPALES: Martin Freeman, Ian McKellen, Richard Armitage, Ken Stott, Graham McTavish, William Kircher, James Nesbitt, Stephen Hunter, Dean O´Gorman, Aidan Turner, John Callen, Peter Hambleton, Jed Brophy, Mark Hadlow, Adam Brown, Ian Holm, Elijah Wood, Hugo Weaving, Cate Blanchett, Christopher Lee, Andy Serkis, Sylvester McCoy. PÁGINA WEB OFICIAL: http://wwws.warnerbros.es/thehobbitpart1/index.html.

Tras la laboriosa adaptación de El señor de los anillos, que Peter Jackson regresara al universo de J. R. R. Tolkien y decidiera llevar a la pantalla El Hobbit parecía una decisión arriesgada. Iban a ser inevitables las comparaciones y el listón estaba altísimo. Para comprobarlo, basta con ver la calificación que los usuarios de la página web www.imdb.com dan a las tres películas de la trilogía al día de hoy: La comunidad del anillo (2001) tiene una nota media de 8,8 y figura en el puesto número 13 entre las mejores películas de la historia del cine; Las dos torres (2002) tiene una nota media de 8,7 y ocupa la 21ª posición; a El Retorno del Rey (2003) se le concede una nota de 8,8 y ocupa el 9º puesto. Por tanto, las expectativas iniciales podían ser que íbamos a asistir a la repetición de lo ya mostrado con anterioridad y que era imposible superar los logros ya obtenidos. Sin embargo, El Hobbit: Un viaje inesperado, película que inicia una nueva trilogía, rompe con esa idea y consigue que no nos veamos obligados a recordar ni a añorar las adaptaciones anteriores realizadas por el director neozelandés.




Merece la pena traer a colación el remake que Peter Jackson hizo de King Kong en el año 2005. Teniendo el film original una duración de 100 minutos, la nueva versión se prolongaba 187 minutos. Era, en realidad, un ejercicio de amplificación lograda a través del ejercicio sistemático de una imaginación desbordante. Lo que en el film de 1933 se resolvía en unos pocos minutos, se desarrollaba ahora en una sucesión interminable de imágenes diseñadas gracias a una catarata majestuosa de efectos especiales. Con esa experiencia previa y liberado, quizás, de la obligación y responsabilidad que suponía adaptar la anterior trilogía, Jackson se ha sentido con las manos libres para estirar el relato de Tolkien (que, recordemos, no llega a las 300 páginas en la versión en español de la Editorial Minotauro: http://www.casadellibro.com/libro-el-hobbit/9788445073803/849210) y convertirlo, en su plasmación cinematográfica, en una historia a la altura de El señor de los anillos. O, quizás,  superior porque creo que esta primera película supera el nivel alcanzado por los anteriores films ambientados en la Tierra Media.





Porque, a pesar de que El Hobbit: Un viaje inesperado es una gran película de acción, Jackson ha sabido incardinar la misma en una serie de ejes temáticos bastante nítidos. Así, el afán, que anida en cada uno de nosotros, de romper con la rutina de nuestras vidas, simbolizado en la figura de Bilbo Bolsón (en este punto, reside, probablemente, el principal defecto de la película, ya que no se logra reflejar de modo convincente el proceso psicológico por el que el hobbit decide romper con su cómoda existencia –con la que no parece estar muy disconforme- e iniciar su incierta aventura junto a Gandalf y los enanos). También, el esfuerzo por recuperar el hogar perdido y un pasado feliz, plasmado en la voluntad de recuperar el reino perdido de Erebor, aspecto donde se logra la mayor intensidad emocional de la historia y la mejor caracterización de un personaje, el de Thorin, interpretado por Richard Armitage, quien logra transmitir con gran sobriedad una impresionante sensación de nostalgia y melancolía (en este punto, conviene recalcar un hecho pocas veces señalado: resulta difícil no vincular esta parte de la historia con la propia biografía de Tolkien, quien nació en un país, el Estado Libre de Orange, que dejó de existir a raíz de la II Guerra Anglo-Bóer - http://es.wikipedia.org/wiki/Guerras_de_los_B%C3%B3eres - la cual vino originada, precisamente, por el hallazgo del mayor filón de oro del mundo hasta la fecha –lo cual tiene un claro paralelismo con el inicio del film-). Finalmente, el amor por la naturaleza y la presencia del mal vinculado al afán de poder también tienen su peso, logrando proporcionar densidad temática a la cinta.


En definitiva, El Hobbit: Un viaje inesperado es un magnífico título de aventuras que, en mi opinión, supera a los de la trilogía de El Señor de los Anillos. Por desgracia, el recuerdo de esta última puede hacer que infravaloremos las cualidades intrínsecas de este film.


Nota (de 1 a 10): 8.

Lo que más me gustó: Es un impresionante espectáculo visual. La interpretación de Richard Armitage. La aparición de Gollum.

Lo que menos me gustó: El proceso psicológico de Bilbo Bolsón no se muestra de modo convincente. El recuerdo de la trilogía de El Señor de los Anillos puede perjudicarle.