Translate

jueves, 21 de febrero de 2013

MAMÁ (o procuren no perderse en el bosque)



En nuestra entrada de hoy, la serie en la web En Bruto, reseña de Mamá, palmarés de los Goya y mi quiniela para los Oscar.

* * *

En primer lugar, anunciar que ya está disponible el tercer capítulo se la serie en la web En Bruto:



Paso enlaces de los anteriores capítulos por si alguien se ha perdido alguno de ellos:






* * *



MAMÁ (o procuren no perderse en el bosque)

TÍTULO: Mamá. TÍTULO ORIGINAL: Mama. AÑO: 2013. NACIONALIDAD: España-Canadá. DIRECCIÓN: Andrés Muschietti. GUIÓN: Neil Cross, Andrés Muschietti y Barbara Muschietti. MÚSICA ORIGINAL: Fernando Velázquez. INTÉRPRETES PRINCIPALES: Jessica Chastain, Nikolaj Coster-Waldau, Megan Charpentier, Isabelle Nélise, Daniel Kash, Javier Botet, Jane Moffat, Morgan McGarry. PÁGINA WEB OFICIAL: http://www.mama-lapelicula.es/.


El mexicano Guillermo del Toro ha desarrollado una filmografía centrada, básicamente, en el género del terror o, si optamos por una definición más amplia, precisa y moderna, del fantastique (según explicó Ángel Salas, director del Festival de Cine de Sitges, en la sección "La firma invitada" de la revista Fotogramas en el número de abril de 2012). Desde Cronos (1993), pasando por Mimic (1997), El espinazo del diablo (2001), Blade II (2002), las dos entregas de Hellboy (2004 y 2008) y llegando a su película más importante, El laberinto del fauno (2006), ha sabido crear un estilo muy personal, basado en una estética gótica y en una inquietante imaginería visual. Paralelamente, también ha llevado a cabo una labor como productor, la cual se ha materializado en una serie de títulos muy interesantes, adscritos, en su mayoría, a su género favorito (El orfanato -2007- de Juan Antonio Bayona,  Splice. Experimento mortal -2009- de Vincenzo Natali, Los ojos de Julia -2010: http://elespectadorimpertinente.blogspot.com.es/2011/02/los-ojos-de-julia-o-de-terror-tambien.html- de Guillem Morales, No tengas miedo a la oscuridad -2010- de Troy Nixey o El origen de los guardianes -2012- de Peter Ramsey), aunque ampliando también su perspectiva a tramas de mayor realismo (como en Rabia -2009- de Sebastián Cordero o Biutiful -2010: http://elespectadorimpertinente.blogspot.com.es/2011/02/biutiful-o-que-feo-es-vivir.html- de Alejandro González Iñárritu). Continuando con esa faceta, nos llega ahora Mamá, primer largometraje del argentino Andrés Muschietti y producida por el cineasta mexicano. El origen de este proyecto es un cortometraje de poco más de tres minutos que, evidentemente, conecta con el mundo narrativo de del Toro:






El largometraje nos viene a contar la historia que hay detrás de la breve secuencia que se muestra en el vídeo enlazado. Dos niñas desaparecen en medio de extrañas circunstancias. Tras cinco años de infructuosa búsqueda por parte de su tío, por fin son encontradas en una casa que se halla en la mitad de un bosque. ¿Cómo han podido sobrevivir?¿Quién las ha podido cuidar?¿Podrán integrarse tras haber estado desconectadas de una forma de vida civilizada en una etapa clave de su formación? A partir de ahí, como en toda buena película de terror que se precie, se va generando un crescendo narrativo (en este caso, muy bien manejado), en el que la intensidad, el dramatismo y los sustos producidos al espectador se van dosificando hábil e inteligentemente.





jueves, 14 de febrero de 2013

HITCHCOCK (o la mirada nunca es inocente)


TÍTULO: Hitchcock. TÍTULO ORIGINAL: Hitchcock. AÑO: 2012. NACIONALIDAD: Estados Unidos. DIRECCIÓN: Sacha GervasiGUIÓN: John J. McLaughlin, adaptando el libro Alfred Hitchcock and the Making of Psycho de Stephen Rebello. MÚSICA ORIGINAL: Danny Elfman. INTÉRPRETES PRINCIPALES: Anthony Hopkins, Helen Mirren, Scarlett Johansson, Danny Huston, Toni Collette, Michael Stuhlbarg, Michael Wincott, Jessica Biel, James D'Arcy, Richard Portnow, Ralph Macchio. PÁGINA WEB OFICIAL: http://www.hitchcocklapelicula.es/.

Alfred Hitchcock nunca ganó un Oscar (únicamente una película dirigida por él, Rebeca, ganó el Oscar a la Mejor Película del año 1940). Ello es un reflejo claro de que, en su época, tanto para la industria como para la crítica su obra no era considerada como un paradigma de calidad cinematográfica. Se le veía como un director con gran habilidad para el cine de suspense que, eso sí, sabía conectar a la perfección con los gustos del público. Pero poco más. Tuvieron que ser los futuros directores de la nouvelle vague francesa quienes, en los años 50, en la famosa revista Cahiers du Cinéma, reivindicaron, entre otros, a Fritz Lang, Howard Hawks y, también, a Alfred Hitchcock. Sólo entonces fue cuando se reconoció que las películas del director británico encerraban un mundo complejo y profundo y ello quedó confirmado en la más celebre entrevista de la historia del cine (quizás, junto a la que Peter Bogdanovich hizo a John Ford), la que François Truffaut realizó al maestro en agosto de 1962 y que hoy es un libro de cabecera para cualquier cinéfilo: El cine según Hitchcock (http://www.alianzaeditorial.es/cgigeneral/newFichaProducto.pl?obrcod=2558913&id_sello_editorial_web=34&id_sello_VisualizarDatos=34). Se empezó a descubrir que las complejas intrigas que desarrollaban sus películas eran, en gran medida, meras excusas (un macguffin en terminología hitchcockiana) para tratar los temas que verdaderamente le obsesionaban: los difusos límites entre sueño y realidad (como se puede comprobar en Rebeca -1940-, de la que ya hablamos en una entrada anterior: http://elespectadorimpertinente.blogspot.com.es/2012/07/moonrise-kingdom-y-el-caballero-oscuro.html, o Vértigo -1958-), la cuestión de la culpa y del falso culpable (39 escalones -1935-, Rebeca, Yo confieso -1953-, Crimen perfecto -1954-, Falso culpable -1956-, Con la muerte en los talones -1959-), el ser humano corriente envuelto en una situación absurda y crecientemente peligrosa (39 escalones, Alarma en el expreso -1938-, Extraños en un tren -1951-, La ventana indiscreta -1954-, Falso culpable, Con la muerte en los talones, Los pájaros -1963-), los conflictos de pareja (Lo mejor es lo malo conocido -1931-, La ventana indiscreta, Crimen perfecto, Atrapa a un ladrón -1955-), la exaltación del romanticismo (Rebeca, Encadenados -1946-, Vértigo), el poder del subconsciente (Recuerda -1945-, Marnie la ladrona -1964-), la madre dominante y sus variantes (RebecaSospecha -1941-, Encadenados, Extraños en un tren, Psicosis -1960-, Los pájaros), el mundo de los crímenes relacionados con la psicopatía (La sombra de una duda -1943-, Psicosis, Frenesí -1972-)... El Hitchcock de Sacha Gervasi logra, milagrosamente, reflejar todo ese abanico temático en su trama.







Centrada en todos los avatares que rodearon la preproducción, rodaje y estreno de Psicosis, enseguida pone en primer plano la complicada relación del director con su esposa, Alma Reville (ya aquí, el film utiliza la técnica del macguffin: la preparación de la película es una mera excusa para hablarnos de lo que verdaderamente acaba teniendo peso en la historia). Teniendo Alma un papel significativo en muchos de los éxitos de su marido, debía lidiar con su retorcido carácter y con su obsesión por las musas rubias que protagonizaban sus películas. Hitchcock aprovecha el hecho de que fue durante el rodaje de Psicosis confluyeran varios motivos de tensión en el seno de la pareja para recrear la condición y circunstancias de todo el imaginario del director británico. Vemos cómo aparece en delirios y ensoñaciones, como un personaje más del film, el asesino en serie Ed Gein, quien inspiró al Norman Bates interpretado por Anthony Perkins (lo cual sirve para introducir la cuestión de los borrosos límites entres sueño y realidad y la de las psicopatías), cómo Hitchcock añora a algunas de las actrices a las que dirigiera, especialmente Grace Kelly (mostrándonos su lado romántico y soñador), cómo la convivencia entre el director y Alma Reville atraviesa por una crisis de cierta importancia (lo cual conecta con su visión de los problemas de la pareja) o cómo la compleja psicología de Hitchcock aflora en comportamientos compulsivos y estallidos de repentina violencia (lo cual se relaciona con su preocupación sobre cómo el subconsciente influye en nuestras conductas). Es decir, sutilmente, vamos presenciando la mayoría de los temas que conformaron la cinematografía del director británico.





jueves, 7 de febrero de 2013

CORIOLANUS y BESTIAS DEL SUR SALVAJE


CORIOLANUS (o todo cambia pero siempre es lo mismo)

TÍTULO: Coriolanus. TÍTULO ORIGINAL: Coriolanus. AÑO: 2011. NACIONALIDAD: Reino Unido. DIRECCIÓN: Ralph FiennesGUIÓN: John Logan, adaptando la tragedia homónima de William Shakespeare. MÚSICA ORIGINAL: Ilan Eshkeri. INTÉRPRETES PRINCIPALES: Ralph Fiennes, Gerard Butler, Brian Cox, John Kani, Dragan Micanovic, Jessica Chastain, Vanessa Redgrave, James Nesbitt. PÁGINA WEB OFICIAL: http://www.coriolanusmovie.co.uk/.

Cayo Marcio Coriolano fue un general romano que vivió en el siglo V a. de C. Gracias a su triunfo frente a los volscos, fue nombrado cónsul por el Senado. Sin embargo, se ganó pronto la impopularidad del pueblo y fue destituido. Sobre esta historia (y sobre cómo se desarrolló, cuestión de la que no hablaremos para no desvelar lo más importante de la trama), William Shakespeare escribió una tragedia en torno a 1607 y es la misma la que es adaptada en esta película, la cual ha sido dirigida por el actor Ralph Fiennes (conocido, entre otros, por films como La lista de Schindler -1993-, El paciente inglés -1996-, El jardinero fiel -2005-, The Reader -2008- y la reciente Skyfall -2012). 

Como sucedía en César debe morir (que, hace poco, comentamos: http://elespectadorimpertinente.blogspot.com.es/2012/12/cesar-debe-morir-y-holy-motors.html), -y como viene siendo habitual en muchas adaptaciones shakespearianas-, se realiza una traslación del tiempo histórico en el que tiene lugar la historia. En la primera escena que vemos, hay un guerrero afilando la punta de un puñal. Hasta ahí, todo normal. La cámara empieza a moverse y observamos, de repente, que el personaje tiene tatuada una imagen de la Virgen en su brazo derecho. Esto ya es un primer elemento disonante. El movimiento de la cámara continúa y, de repente, vemos las imágenes de un conflicto bélico en un televisor. Y, de repente, nos damos cuenta que nos encontramos en plena Guerra de los Balcanes. De la antigua Roma a la recién desintegrada Yugoslavia... Todo es distinto pero, en el fondo, todo es igual.