Translate

martes, 29 de octubre de 2013

EL ATLAS DE LAS NUBES (o cuando la filosofía es rentable)



ASIGNATURAS PENDIENTES

EL ATLAS DE LAS NUBES (o cuando la filosofía es rentable)

TÍTULO: El atlas de las nubes. TÍTULO ORIGINAL: Cloud AtlasAÑO: 2012. NACIONALIDAD: Estados Unidos-Alemania-Hong Kong-Singapur. DIRECCIÓN: Andy Wachowski, Lana Wachowski y Tom Tykwer. GUIÓN: Andy Wachowski, Lana Wachowski y Tom Tykwer, adaptando la novela homónima de David Mitchell. MÚSICA ORIGINAL: Reinhold Heil, Johnny Klimek y Tom Tykwer. INTÉRPRETES PRINCIPALES: Tom Hanks, Halle Berry, Jim Broadbent, Hugo Weaving, Susan Sarandon, Hugh Grant, Jim Sturgess, Doona Bae, Ben Whishaw, Keith David, James D’Arcy, Xun Zhou, Robert Fyfe, Martin Wuttke, Robin Morrissey, Brody Nicholas Lee. PÁGINA WEB OFICIAL: http://wwws.warnerbros.es/cloudatlas/.

Los hermanos Wachoski consiguieron la fama y un lugar inamovible en la historia del cine con Matrix (1999). Esta compleja película que podía ser considerada, de entrada, como una historia de ciencia-ficción, ofrecía otros significados filosóficos posibles, que podían remitir al “mito de la caverna” de Platón o a La vida es sueño de Pedro Calderón de la Barca. Algunas circunstancias personales de los directores, conocidas más tarde (http://www.fotogramas.es/Noticias/Lana-Wachowski-explica-su-cambio-de-sexo),  invitaban a otras interpretaciones, insospechadas en un principio. Las dos películas que completaron la trilogía (Matrix Reloaded -2003- y Matrix Revolutions -2003-) no tuvieron el mismo éxito ni la misma favorable recepción crítica que el primer título (posiblemente porque, por un lado, la historia inicial derivó en una trama de acción que, aunque espectacular, no era nada original y, por otro, los conceptos filosóficos se volvieron demasiado elevados para el gran público). Con posterioridad, su labor como productores en V de Vendetta (2005) de James McTeigue y, nuevamente en la dirección, en Speed Racer (2008) no les permitieron tener la misma repercusión que habían alcanzado anteriormente. Con El atlas de las nubes, codirigida con el director alemán Tom Tykwer y estrenada en Estados Unidos el 25 de octubre de 2012 y en España el 22 de febrero de 2013, pretendieron repetir el éxito que habían conocido pero, frente a Matrix, las diferencias de opinión entre crítica y público fueron especialmente acusadas.






sábado, 26 de octubre de 2013

HOMENAJE A MANOLO ESCOBAR Y AMPARO SOLER LEAL


HOMENAJE A MANOLO ESCOBAR Y AMPARO SOLER LEAL




Manolo Escobar (1931-2013)




Amparo Soler Leal (1933-2013)


viernes, 25 de octubre de 2013

EL MÉDICO ALEMÁN y EL MAYORDOMO


EL MÉDICO ALEMÁN (o el mal llama a tu puerta)

TÍTULO: El médico alemán. TÍTULO ORIGINAL: WakoldaAÑO: 2013. NACIONALIDAD: Argentina-Francia-España-Noruega. DIRECCIÓN Y GUIÓN: Lucía Puenzo, adaptando su novela Wakolda. MÚSICA ORIGINAL: Andrés Goldstein, Daniel Tarrab y Laura Zisman. INTÉRPRETES PRINCIPALES: Natalia Oreiro, Álex Brendemühl, Diego Peretti, Florencia Bado, Elena Roger, Guillermo Pfening, Ana Pauls, Alan Daicz, Abril Braunstein, Juani Martínez. PÁGINA WEB OFICIAL: http://www.wakolda.com/.

La presencia de nazis en Sudamérica tras la derrota de Alemania en la II Guerra Mundial es una circunstancia que, constatada por hechos perfectamente documentados (por ejemplo, la detención en Argentina de Adolf Eichmann, como ya vimos al hablar de la película Hannah Arendt: http://elespectadorimpertinente.blogspot.com.es/2013/07/hannah-arendt-y-la-mejor-oferta.html), posiblemente haya sido amplificada hasta llegar a teorías que, con cierta seguridad, son bastante fantasiosas (http://www.periodistadigital.com/inmigrantes/ocio/2011/11/16/-fue-en-esta-casita-donde-vivio-aqui-adolf-hitler-cuando-huyo-del-bunker-.shtml). Sin embargo, la presencia conocida del doctor Josef Mengele en diversos países del Cono Sur (http://es.wikipedia.org/wiki/Josef_Mengele) y la existencia, también allí, de círculos de ideología nazi (cuya influencia llegó hasta las dictaduras surgidas a principios de los 70) son cuestiones que diversas películas han tratado con anterioridad. Los niños de Brasil (1978) de Franklin J. Schaffner, Prisionero sin nombre, celda sin número (1983) de Linda Yellen (sobre la terrible experiencia vivida por el periodista Jacobo Timerman) y Pobre mariposa (1986) de Raúl de la Torre son buenos ejemplos de ello. Ahora, se añade El médico alemán, la cual se vuelve a centrar en la figura del cruel doctor nazi antes mencionado, capaz de experimentar con seres humanos sin ningún tipo de escrúpulos.





viernes, 18 de octubre de 2013

CANÍBAL (o, a veces, un cadáver pesa menos que un corazón destrozado *)



CANÍBAL (o, a veces, un cadáver pesa menos que un corazón destrozado *)


TÍTULO: Caníbal. TÍTULO ORIGINAL: CaníbalAÑO: 2013. NACIONALIDAD: España- Rumanía-Rusia-Francia. DIRECCIÓN: Manuel Martín Cuenca. GUIÓN: Alejandro Hernández Díaz y Manuel Martín Cuenca. INTÉRPRETES PRINCIPALES: Antonio de la Torre, Olimpia Melinte, Alfonsa Rosso, Delphine Tempels, Joaquín Núñez, Yolanda Serrano, Gregory Brossard, Manuel Solo. PÁGINA WEB OFICIAL: http://golem.es/canibal/.


Manuel Martín Cuenca es un director especializado en retratar heridas sin cicatrizar, en heridas que permanecen ocultas al espectador, incluso a los propios protagonistas de sus películas, haciendo imposible su cura y remedio. A los films del director almeriense les son aplicables los versos de Antonio Machado que dicen aquello de que “… borrada la historia/contaba la pena”. En Malas temporadas (2005), éramos testigos de cómo una serie de personajes se sentían fuera de lugar, desconectados del mundo, traumatizados por acontecimientos que no se nos desvelaban, paralizados en su  propia frustración, quedando todas las tramas resumidas y simbolizadas en la historia del adolescente que se negaba a salir de su cuarto. En La mitad de Óscar (2010), dos hermanos excelsamente interpretados por Verónica Echegui y Rodrigo Sáenz de Heredia nos transmitían una complicada historia familiar con una grandiosa sutileza, revelándonos el drama escondido sólo casi al final de la película con un gesto (con un simple gesto) que explicará los silencios, las miradas esquivas y los miedos reprimidos. El estilo depurado del que ha hecho gala este director llega a su máxima expresión con la terrible historia que cuenta Caníbal. Evidentemente, la película, desde su mismo título, ya pone las cartas sobre la mesa pero, a partir de ahí, no se recrea ni en el morbo ni en la exposición de psicologías retorcidas al estilo de El silencio de los corderos (1991) o Seven (1995). Es la disección fría e implacable de cómo el vacío, la nada pueden ser la envoltura perfecta para los secretos más inconfesables.









viernes, 11 de octubre de 2013

GRAVITY (o, más bien, "ungravity")



TÍTULO: Gravity. TÍTULO ORIGINAL: Gravity. AÑO: 2013. NACIONALIDAD: Estados Unidos-Reino Unido. DIRECCIÓN: Alfonso Cuarón. GUIÓN: Alfonso Cuarón y Jonas Cuarón. MÚSICA ORIGINAL: Steven Price. INTÉRPRETES PRINCIPALES: Sandra Bullock, George Clooney. PÁGINA WEB OFICIAL: http://wwws.warnerbros.es/gravity/.

En el cuento de Jorge Luis Borges “Los dos reyes y los dos laberintos” (http://www.ciudadseva.com/textos/cuentos/esp/borges/dosreyes.htm), un rey manda construir un complejo e intrincado laberinto y conduce a otro monarca a él, de forma que este sólo puede escapar de él de modo milagroso. Entonces, decide organizar su ejército y ataca al rey que ha querido causar su perdición, haciéndolo cautivo y lo lleva, para que muera en él, a su propio laberinto, un laberinto sin paredes ni pasillos ni recovecos ocultos: el desierto.

Traigo a colación este relato porque se podría hacer una comparación entre Gravity y Buried, la película que dirigiera Rodrigo Cortés en 2010. En esta última, se mostraba una situación de claustrofobia absoluta en la que el protagonista aparecía enterrado en un ataúd y debía intentar, con la única ayuda de un móvil, escapar del secuestro que había sufrido en Irak. En Gravity, también se retrata un trance claustrofóbico pero, en esta ocasión, se desarrolla en la inmensidad del espacio. Dos escenarios claramente contrapuestos y, como en el cuento de Borges, se demuestra que la inmensidad puede ser tan angustiosa como el más miserable cubículo.

Ambas películas, por sus premisas de partida, acaban siendo, finalmente, refinados ejercicios de estilo que deben mantener enervada la tensión a lo largo de su metraje aunque la trama narrativa sea mínima. Y, en gran medida, Alfonso Cuarón es un director capacitado para ello ya que títulos tan distintos como La princesita (1995),  Grandes esperanzas (1998), Harry Potter y el prisionero de Azkaban (2004) o Hijos de los hombres (2006) se caracterizaban, precisamente, por un virtuosismo estilístico que llega a su cénit en la película que hoy comentamos. (Aunque no lo parezca, Y tu mamá también -2001- es tan ejercicio de estilo como las demás, sólo que de otro tipo de estilo, claro está.)





jueves, 3 de octubre de 2013

LAS BRUJAS DE ZUGARRAMURDI (o cuando las fábulas no tienen moraleja)


LAS BRUJAS DE ZUGARRAMURDI (o cuando las fábulas no tienen moraleja)

TÍTULO: Las brujas de Zugarramurdi. TÍTULO ORIGINAL: Las brujas de Zugarramurdi. AÑO: 2013. NACIONALIDAD: España-Francia. DIRECCIÓN: Álex de la Iglesia. GUIÓN: Álex de la Iglesia y Jorge Guerricaechevarría. MÚSICA ORIGINAL: Joan Valent. INTÉRPRETES PRINCIPALES: Hugo Silva, Mario Casas, Carolina Bang, Carmen Maura, Terele Pávez, Jaime Ordóñez, Gabriel Delgado, Pepón Nieto, Secun de la Rosa, Enrique Villén, María Barranco, Javier Botet, Javier Manrique. PÁGINA WEB OFICIAL: http://www.lasbrujasdezugarramurdi.es/.



Hasta 1995, se pensaba, sin ningún asomo de duda, que los frisos del Partenón representaban un festival que los habitantes de la antigua Atenas celebraban cada cuatro años para conmemorar el nacimiento de la diosa Atenea. Pero en ese año, la doctora Joan Connelly, de la Universidad de New York, llegó a la conclusión de que la imagen era bastante menos lúdica: en realidad, los frisos escenificarían un sacrificio humano. El rey Erecteo, siguiendo los consejos del Oráculo de Delfos, habría decidido inmolar a sus tres hijas para salvar a la ciudad de una derrota militar (http://hemeroteca.abc.es/nav/Navigate.exe/hemeroteca/madrid/abc/1995/07/05/053.html). La principal moraleja del hallazgo es que idealizar el pasado implica ignorar muchas de las atrocidades, arbitrariedades y atropellos a la dignidad humana que eran moneda de uso corriente en las épocas idealizadas. En concreto, las polis griegas de la Edad Antigua se prestan especialmente a este ejercicio de enaltecimiento poco riguroso pero, en general, cualquier etapa o acontecimiento históricos pueden acabar siendo objeto de adoración mediante el empleo de las maniobras adecuadas de manipulación y ocultación. Adicionalmente, sin que se llegue a dar una visión excesivamente edulcorada del pasado, en muchas ocasiones la literatura y el cine ofrecen, en distintas obras, visiones muy distintas de un mismo hecho. Es el caso de tres películas legendarias como Murieron con las botas puestas (1941) de Raoul Walsh, Fort Apache (1948) de John Ford y Pequeño gran hombre (1970) de Arthur Penn. Tratando todas ellas la derrota del 7º de Caballería en Little Big Horn, el retrato del general Custer es muy diferente en cada uno de los casos. En la película de Walsh, es un héroe que se sacrifica al servicio de su país; en la de Ford, es un imbécil arrogante y presuntuoso; en la de Penn, es, directamente, un psicópata. Todo ello no es más que un ejemplo de la dificultad para articular una versión canónica de la Historia y hacer cristalizar una visión única del pasado.

En el año 1984, Pedro Olea ya dirigió una película, Akelarre, que narra los hechos originales que han inspirado la película que hoy reseñamos, los cuales tuvieron lugar en el año 1610. En el film de Olea, las simpatías se vuelcan hacia las presuntas “brujas” que fueron víctimas del proceso inquisitorial (desde el punto de vista actual, cabría la seria duda de considerar si lo que sucedía era, simplemente, que las ajusticiadas tenían unas creencias diferentes a las de la ortodoxia oficial o que todo obedecía al clima de paranoia que reinaba en esa época en relación al tema de la hechicería).







Teniendo en cuenta este antecedente, podría pensarse que Álex de la Iglesia podía hacer un retrato de las supuestas descendientes de aquellas “brujas” del siglo XVII que las presentara de modo amable, cómplice o, como mínimo, portadoras de un punto de vista alternativo y susceptible de ser comprendido. Como suele suceder con el director vasco, nos ha pillado con el pie cambiado y, ofreciendo una película que, a través de una montaña rusa narrativa, nos engancha desde el primer hasta el último minuto, traza una distinción inequívoca entre “buenos” y “malos” que no deja de ser sorprendente teniendo en cuenta la trayectoria anterior del realizador.