Translate

domingo, 23 de marzo de 2014

17º FESTIVAL DE MÁLAGA - CINE ESPAÑOL - JORNADA 3

Hoy, en la tercera jornada del Festival, un retrato de la crisis del ladrillo en España y una comedia romántica que se desarrolla en Irlanda. Dos películas y dos estilos muy diferentes.


LOS FENÓMENOS (o retrato de un espejismo)

TÍTULO: Los fenómenos. TÍTULO ORIGINAL: Los fenómenosAÑO: 2014. NACIONALIDAD: España. DIRECCIÓN: Alfonso Zarauza. GUIÓN: Jaione Camborda y Alfonso Zarauza. MÚSICA ORIGINAL: Pity Sanz y Anxo Graña. DIRECCIÓN DE FOTOGRAFÍA: Alberto Díaz "Bertitxi". MONTAJE: Juan Carlos Arroyo.  INTÉRPRETES PRINCIPALES: Lola Dueñas, Luis Tosar, Miguel de Lira, Xúlio Abonjo, Farruco Castromán, Antonio Durán “Morris”, Federico Pérez Rey, Xosé Antonio Touriñán, Juan Carlos Vellido. PÁGINA WEB OFICIAL: http://zircozine.com/os-fenomenos/.

A pesar de que la aparición y estallido de la burbuja inmobiliaria es una cuestión que será recordada durante décadas como uno de los hechos esenciales que ha marcado el devenir de España, no abundan las obras que la aborden y que profundicen en ella. Resulta, por tanto, sorprendente (o, quizás, no tanto) que sea una película de no elevado presupuesto y realizado por una productora pequeña la que se enfrente a la tarea y realice el retrato preciso y lúcido de, lo podemos decir sin reservas, un espejismo cuyas consecuencias estamos pagando en la actualidad. Alfonso Zarauza, quien, con anterioridad, había dirigido La noche que dejó de llover (2008), cambia radicalmente de registro. Si su anterior film era una obra más poética que realista, ahora es el realismo el que impone sus modos para narrar cómo muchos creyeron ver un auge sin marcha atrás y, de repente, se toparon con que ese auge desapareció como había llegado y dio paso a una crisis de efectos letales. Tampoco podemos pensar que una y otra película están tan distantes como las apariencias indican. El dandy que interpretaba Luis Tosar en la opera prima de Zarauza, podríamos equipararlo con el bohemio (podríamos llamarlo así) que ese mismo actor interpreta en Los fenómenos. En ambos casos, la persona que parece estar más desconectada del mundo real es la que, en el fondo, tiene la visión más certera y la que menos se equivoca en su modo de proceder. Pero, aún siendo ello así, hay algo más importante que engrandece esta película. Porque la virtud y la dignidad no está sólo en no equivocarse. Sino, sobre todo, en luchar y resistir aunque las circunstancias vengan mal dadas. Y esa virtud y esa dignidad están representadas en Los fenómenos por Lola Dueñas.




Cuando el personaje de Lola Dueñas se ve abandonada por su marido (al que da vida el antes citado Luis Tosar), se tiene que ganar la vida entrando en un mundo de hombres: el mundo de la construcción. Para resistir, tendrá que superar la dureza de su trabajo, la actitud machista inicial y la dificultad de sus propias circunstancias personales. A pesar de todo, progresará, conseguirá ganarse el respeto de sus compañeros y pensará que su vida ha quedado encauzada para siempre... El retrato de esta mujer convierte a Lola Dueñas en la protagonista absoluta de la película y la actriz sabe reflejar con gran maestría todos los giros de su evolución vital (es decir, tenemos una candidata clara al Premio a la Mejor Interpretación Femenina).

Al mismo tiempo, el retrato de todo el grupo que rodea a la protagonista también se redondea con unas magníficas interpretaciones (hay que citar, especialmente, a Miguel de Lira, Juan Carlos Vellido, Xúlio Abonjo y Xosé Antonio Touriñán). Quizás, algunos de los secundarios quedan especialmente desdibujados y faltos de matices (pienso en el capataz y en la comercial de la inmobiliaria), pero ello no resta mérito al trabajo de todo el reparto.

Sobria en su tratamiento visual, consigue culminar, no obstante, con un soberbio plano final, que encierra todo el drama al que, en última instancia, se ve abocada una mujer valiente. Drama que no sólo es el de ella sino el de muchos millones de españoles. Una sola imagen para reflejar la angustia, el desazón y la incertidumbre por el inquietante futuro. Más allá de ser una mera película, Los fenómenos es un documento de la situación actual de nuestro país que, más allá de su brillantez, es estrictamente necesario por su oportunidad.





Nota (de 1 a 10):7,5.

Lo que más me gustó: La interpretación de todo el reparto y, en especial, la de Lola Dueñas. Un sólido guión.

Lo que menos me gustó: Algunos personajes secundarios quedan un tanto desdibujados.

* * *

En el intermedio entre una y otra película, nos encontramos con Xavi Puebla, que este año ejerce de miembro del Jurado y que en 2012 presentó una de las mejores películas de la historia del Festival de Málaga: A puerta fría (http://elespectadorimpertinente.blogspot.com.es/2012/04/15-festival-de-malaga-cine-espanol_22.html). Le deseamos toda la suerte del mundo en sus futuros proyectos profesionales.



Xavi Puebla (a la dcha.), junto a al autor de este blog


AMOR EN SU PUNTO (o también en Dublín son posibles las comedias románticas)

TÍTULO: Amor en su punto. TÍTULO ORIGINAL: The Fool Guide to LoveAÑO: 2013. NACIONALIDAD: España-Irlanda-Estados Unidos-Francia. DIRECCIÓN Y GUIÓN: Dominic Harari y Teresa Pelegrí. MÚSICA ORIGINAL: Ray Harman. DIRECCIÓN DE FOTOGRAFÍA: Andreu Rebés. MONTAJE: Irene Blecua.  INTÉRPRETES PRINCIPALES: Richard Coyle, Leonor Watling, Ciara Bailey, Michelle Beamish, Lorcan Cranitch, Simon Delaney, Robert Donnelly, Zena Donnelly, Bronagh Gallagher, Ginés García Millán, Aoibheann McCaul, Nika McGuigan, Deirdre Monaghan. PÁGINA WEB OFICIAL: http://www.tornasolfilms.com/estrenos/food-guide-to-love.

En los últimos tiempos, ha habido múltiples películas que han situado a la comida y a la gastronomía en el centro de sus tramas. Recordemos Sin reservas (2007) de Scott Hicks, The Trip (2010) de Michael Winterbottom, El chef, la receta de la felicidad (2012) de Daniel Cohen, La cocinera del presidente (2012) de Christian Vincent y, en España, Dieta mediterránea (2009) de Joaquín Oristrell, Bon appétit (2010) de David Pinillos y Menú degustación (2013) de Roger Gual (elespectadorimpertinente.blogspot.com.es/2013/04/16-festival-de-malaga-cine-espanol-2013_8403.html). Para terminar esta pequeña relación, no debemos olvidar el documental alemán El Bulli: Cooking in Progress (2011) de Gereon Wetzel. La comida también juega un papel esencial en Amor en su punto, una coproducción española rodada en Dublín y donde, salvo Leonor Watling y Gines García Millán, todo el reparto es irlandés.

Oliver Byrne (interpretado por un estupendo Richard Coyle) es un cronista gastronómico que, de niño, harto del estofado de salchichas que es el tradicional plato familiar, en una visita a España, se enamora de la cocina de nuestro país. Por tanto, no es de extrañar que, en Dublín, se acabe enamorando de una española, Bibiana, interpretada por Leonor Watling. Byrne que era un empedernido picaflor parece haber encontrado su perfecta media naranja. Pero, entre otras cosas, el hecho de que Bibiana decida hacerse vegetariana complica sobremanera la relación...






Amor en su punto acaba siendo una comedia romántica resultona, de espíritu más irlandés que español, y que es agradable de ver por su luminosa y colorida fotografía y por la agilidad con la que está narrada. Gracias a la magnífica caracterización que se hace del personaje protagonista, se logra sostener las diversas tramas a pesar de que, en algunos momentos, da la sensación de que hay más de una película concentrada en una sola. Asimismo, a pesar de la originalidad de su premisa y de su desenlace, también hay que decir que su desarrollo acaba siendo excesivamente convencional. Por tanto, se trata de una película que se ve sin problemas pero que se puede olvidar sin remordimientos.

Como curiosidad, debemos mencionar la aparición de la actriz de Bronagh Gallagher en el papel de pareja de uno de los amigos del protagonista. Si a alguien le suena su rostro y no acaba de ubicarlo, hay que recordar que intervino en Pulp Fiction en la famosa escena en la que John Travolta reanima a Uma Thurman con una inyección de adrenalina.




Nota (de 1 a 10): 6,5.

Lo que más me gustó: Su agilidad y su frescura. La magnífica caracterización del personaje protagonista, interpretado por Richard Coyle.

Lo que menos me gustó: Es agradable de ver pero resulta demasiado fácil de olvidar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario