Translate

lunes, 24 de marzo de 2014

17º FESTIVAL DE MÁLAGA - CINE ESPAÑOL - ZONAZINE (I)

En esta entrada, hacemos nuestra primera parada en la sección Zonazine del 17º Festival de Málaga. Zonazine es una sección donde se proyectan títulos audaces y poco convencionales. La cueva nos ha dejado en positivo estado de shock.


LA CUEVA (o prohibida para claustrofóbicos)

TÍTULO: La Cueva. TÍTULO ORIGINAL: La CuevaAÑO: 2014. NACIONALIDAD: España. DIRECCIÓN: Alfredo Montero. GUIÓN: Javier Gullón y Alfredo Montero. MÚSICA ORIGINAL: Carlos Goñi. DIRECCIÓN DE FOTOGRAFÍA: Alfredo Montero. MONTAJE: Nacho Ruiz Capillas.  INTÉRPRETES PRINCIPALES: Marta Castellote, Xoel Fernández, Eva García, Marcos Ortiz, Jorge Páez. PÁGINA WEB OFICIAL: https://www.facebook.com/pages/La-Cueva/294074010739569.

Ya en la segunda entrada de este blog, allá por 2011 (http://elespectadorimpertinente.blogspot.com.es/2011/02/los-ojos-de-julia-o-de-terror-tambien.html), explicamos cómo la sólida tradición del cine de terror que existe en España es uno de los hechos más injustamente desconocidos por el gran público. Desde entonces, se han estrenado títulos como Intruders, Mientras duermes, Luces rojas, [REC] 3 - Génesis, O Apóstolo, Mamá, Los últimos días, Insensibles o Las brujas de Zugarramurdi (todos ellos comentados en este blog), entre otros muchos, títulos que confirman dicha tradición y demuestran que el género conserva y refuerza su vigor en nuestro país. (Próximamente, comentaremos un documental también proyectado en esta edición del Festival de Málaga, que, afortunadamente, reivindica el auge que el género conoció en España desde finales de los 60 hasta principios de los 80).

La cueva demuestra cómo el terror español, lejos de anquilosarse, es capaz de encontrar nuevos caminos y dar nuevas vueltas de tuerca que proporcionan nuevos momentos de tensión y sensaciones inesperadas para el espectador afecto a este tipo de cine.






La cueva sigue a pie firme los cánones del género. Se percibe, claramente, cómo él director, Alfredo Montero, se ha empapado del mejor cine de terror y ha sabido extraer las mejores lecciones de películas como The Blair Witch Project (1999) de Daniel Myrick y Eduardo Sánchez o toda la saga [REC]. Un grupo de jóvenes, con sus problemas y dilemas, llega a una isla para pasar unos días de asueto. (Hasta ese punto, nada distinto a otras películas, como, por ejemplo, la reciente La cabaña en el bosque: http://elespectadorimpertinente.blogspot.com.es/2013/11/la-cabana-en-el-bosque-y-el-juego-de.html). Estando allí, encuentran una cueva y deciden explorarla. A partir de ahí, olvídense de todo lo que hayan visto con anterioridad y prepárense para ver uno de los mayores prodigios que ha dado el cine español en los últimos años. La cueva se acaba convirtiendo en un infierno que pondrá a prueba la capacidad de los jóvenes para conservar el espíritu de unión entre ellos y, finalmente, su propia humanidad.





Es muy difícil expresar con palabras el poderosísimo ejercicio de estilo que constituye este film al reflejar cómo las galerías de la cueva se convierten en un laberinto sin salida. Sin vestigios de tratamiento digital de las imágenes (lo cual nos obliga a destacar la portentosa actuación de todo el reparto, sin excepción alguna), la película realiza un magistral crescendo narrativo en el que la progresiva degradación de la situación de los personajes va provocando en el espectador una creciente sensación de asfixia y desasosiego.

Gran sorpresa de la sección Zonazine, La cueva se convierte en el perfecto correlato visual de, por ejemplo, los momentos más siniestros de Aventuras de Arthur Gordon Pym de Edgar Allan Poe. Y, con ello, estamos diciendo que ha nacido un clásico que no olvidaremos en mucho, mucho tiempo y que, seguro, nos alimentará más de una pesadilla nocturna.



Equipo de La Cueva durante la presentación de la película en el Festival de Málaga


Nota (de 1 a 10): 8.

Lo que más me gustó: El magistral crescendo narrativo. La portentosa actuación de todo el reparto, sin excepción. Su fuerza y poderío al retratar una situación absolutamente claustrofóbica.

Lo que menos me gustó: ¿Cuántos espectadores soportarán la tensión de la película?




El autor de este blog, en el centro, junto a Jorge Páez y Eva García


El autor de este blog, junto a Alfredo Montero (izqda.)

No hay comentarios:

Publicar un comentario