Translate

viernes, 4 de abril de 2014

EL GRAN HOTEL BUDAPEST (o la nostalgia por lo que, tal vez, nunca existió)

EL GRAN HOTEL BUDAPEST (o la nostalgia por lo que, tal vez, nunca existió)

TÍTULO: El gran hotel Budapest. TÍTULO ORIGINAL: The Grand Budapest Hotel. AÑO: 2014. NACIONALIDAD: Estados Unidos-Alemania. DIRECCIÓN: Wes Anderson. GUIÓN: Wes Anderson y Hugo Guinness, inspirado en los escritos de Stefan Zweig. MÚSICA ORIGINAL: Alexandre Desplat. DIRECCIÓN DE FOTOGRAFÍA: Robert D. Yeoman. MONTAJE: Barney Pilling. INTÉRPRETES PRINCIPALES: Ralph Fiennes, Tony Revolori, F. Murray Abraham, Mathieu Amalric, Adrien Brody, Willem Dafoe, Jeff Goldblum, Harvey Keitel, Jude Law, Bill Murray, Edward Norton, Saoirse Ronan, Jason Schwartzman, Léa Seydoux, Tilda Swinton, Tom Wilkinson, Owen Wilson, Giselda Volodi. PÁGINA WEB OFICIAL: http://www.elgranhotelbudapest.es/ y http://www.grandbudapesthotel.com/.

En Viaje a Darjeeling (2007), tres hermanos (Owen Wilson, Adrien Brody y Jason Schwartzman), heridos y magullados por la vida (lo de heridos y magullados, era tanto en sentido metafórico como literal), decidían hacer un viaje redentor por la India en busca de su madre. En la medida en que quedó claro que la redención era difícil e improbable, en Moonrise Kingdom (2012), Wes Anderson nos venía a decir que el único paraíso posible sería el de una infancia perdida y sin posibilidad de recuperar, simbolizada en una playa borrada del mapa para siempre (http://elespectadorimpertinente.blogspot.com.es/2012/07/moonrise-kingdom-y-el-caballero-oscuro.html). En El gran hotel Budapest, el original director norteamericano da una nueva vuelta de tuerca y concluye con que, quizás, ni tan siquiera podamos pensar que esa playa existió alguna vez o que, en algún momento, haya habido algún paraíso en la tierra. 

El guión de El gran hotel Budapest está inspirado, tal como se dice antes de los títulos de crédito finales, en los escritos de Stefan Zweig (1881-1942), el autor que, por excelencia, expresó su melancolía por la pérdida del espíritu centroeuropeo anterior a la I Guerra Mundial (http://es.wikipedia.org/wiki/Stefan_Zweig). La pérdida de ese espíritu, simbolizada en la disolución del Imperio Austrohúngaro, es un tema al que, recurrentemente,  vuelve el mundo cultural, añorando que, en otra época, había otros modos de vida y otros hábitos y costumbres que eran mucho más dignos que los que, actualmente, disfrutamos. Frente a esa idea, yo siempre me hago una pregunta: si el Imperio Austrohúngaro era tan maravilloso, ¿cómo pudo desintegrarse sin que, en su día, nadie mostrara la menor oposición?¿Y cómo es que, a posteriori, a nadie se le ocurriera defender su restauración? A esa pregunta, Wes Anderson responde pero, claro, a su manera.






El gran hotel Budapest empieza en el presente. Una chica joven visita un cementerio para visitar la tumba de un famoso escritor de su país. Inmediatamente, retrocedemos y vemos a este autor, en plena madurez, explicando cómo descubrió la deslumbrante historia del hotel que da título a la película. Y volvemos a retroceder en el tiempo. Vemos, entonces, al autor cuando era joven y pasó unos días en dicho establecimiento y cómo conoció a quien resultó ser el sorprendente propietario del lugar, quien le reveló los detalles de un pasado inimaginable. Y retrocedemos, finalmente, hasta 1932, año en que empieza la trama. Este juego de matrioshkas, más que un capricho del guión, expresa la quintaesencia de lo que Anderson nos quiere decir. Porque, con una historia que ha pasado por tantas estaciones intermedias antes de llegar a nosotros, ¿podemos afirmar, con seguridad, que lo que se nos relata es cierto?¿En qué medida han influido los recuerdos, los olvidos, la necesidad de dulcificar determinados aspectos y de engrandecer otros? Visualmente, ello se refleja en una estética preciosista, barroca, deslumbrante pero que, en ningún momento, oculta que, en el fondo, no hay más que una postal. Igualmente, hay una hábil utilización de los decorados, ya que los elementos del atrezzo suelen estar sistemáticamente desproporcionados: mesas, puertas, salones o habitaciones son siempre demasiado grandes o pequeños, tanto para enfatizar el carácter irreal de la narración como, muy en la línea de Anderson, para subrayar el carácter de unos personajes descolocados en su propio entorno.




Toda la película está presidida por una imaginería visual fascinante, con una obsesiva y minuciosa construcción de las composiciones que hace que podamos indagar, analizar y desmenuzar cada una de las escenas con la posibilidad de encontrar, cada vez que lo hagamos, nuevos detalles y matices. Esa factura visual del film remite, obviamente, a muchos directores clásicos centroeuropeos como Ernst Lubitsch o Max Ophüls, aunque tampoco debemos olvidarnos de los alemanes F. W. Murnau o Fritz Lang, cuyo sentido arquitectónico de la construcción fílmica también está presente en El gran hotel Budapest.

Con un reparto plagado de estrellas, es difícil destacar a alguien, aunque hay que reseñar el trabajo de Ralph Fiennes por su capacidad de perfilar un personaje ambiguo, inclasificable, entrañable pero con un fondo oscuro, que nos fascina sin que dejemos de desconfiar de sus verdaderas intenciones. Película casi redonda, su gran problema es que, al concentrar una historia compleja en apenas hora y media, en algunos momentos va un pelín acelerada y le llega a faltar un poco de aire.

A pesar de ello, El gran hotel Budapest nos deja un recuerdo inolvidable, a pesar de que no lleguemos a saber si el mismo es una pura fantasía o, si alguna vez, existió una época en que, efectivamente, hasta los ascensores eran hermosos.


Nota (de 1 a 10): 8,5.

Lo que más me gustó: Su magnífica factura visual. El reparto. La originalidad, parece que infinita, de Wes Anderson.

Lo que menos me gustó: En algunos momentos, la película va un pelín acelerada.


No hay comentarios:

Publicar un comentario