Translate

viernes, 31 de octubre de 2014

ESPECIAL HALLOWEEN



Hoy, en la noche del 31 de octubre al 1 de noviembre, publicamos un ESPECIAL HALLOWEEN en este blog de cine. Empezaremos con la reseña de [REC] 4, que se ha estrenado hoy. En la sección Clásicos Eternos, hablaremos de Nosferatu de F. W. Murnau y de La noche de los muertos vivientes de George A. Romero. En la sección Joyas Ocultas, intentaremos que los lectores del blog descubran La noche del terror ciego (1971) de Amando de Ossorio y Sie tötete in Ekstase (1971) de Jesús Franco.

[REC] 4: APOCALIPSIS (o Ángela Vidal: nunca te olvidaremos)

TÍTULO: [REC] 4: Apocalipsis. TÍTULO ORIGINAL: [REC] 4: Apocalipsis. AÑO: 2014. NACIONALIDAD: España. DIRECCIÓN: Jaume Balagueró. GUIÓN: Jaume Balagueró y Manu Díez. MÚSICA ORIGINAL: Arnau Bataller. DIRECCIÓN DE FOTOGRAFÍA: Pablo Rosso. MONTAJE: David Gallart. INTÉRPRETES PRINCIPALES: Manuela Velasco, Mark Schardan, María Alfonso Rosso, Hector Colomé, Paco Manzanedo, Ismael Fritschi, Críspulo Cabezas, Mariano Venancio, Khaled Kouka, Paco Obregón, Cristian Aquino, Javier Laorden, Carlos Zabala. PÁGINA WEB OFICIAL: http://movies.filmax.com/rec4/ y https://es-la.facebook.com/RecFilmax.

En 2007, [REC] de Jaume Balagueró y Paco Plaza significó todo un aldabonzado dentro del género de terror en España: 78 minutos de adrenalina pura en la que, bajo el formato de la grabación de un reportaje televisivo, se desarrollaba una historia de zombies en las que el horror plasmado de forma documental y uns ráfagas de un humor muy peculiar daban originalidad a un argumento que podía resultar poco novedoso. Dos años después, [REC] 2, con los mismos directores, la historia continuaba mediante la utilización de múltiples puntos de vista, reflejados mediante un sistema multicámara. En 2012, [REC] 3, dirigida por Paco Plaza (http://elespectadorimpertinente.blogspot.com.es/2012/04/rec-3-genesis-o-apologia-de-la.html), cambiaban las reglas del juego: se abandonaba la cámara subjetiva y se pasaba a una realización más convencional. Aunque a algunos no les gustaba el cambio de técnica de realización, a mi me pareció que aportaba aire fresco a la franquicia y proporcionaba detalles muy interesantes que no debían ser menospreciados.

Ahora, siete años después, llega la entrega final. Y a todos los que nos consideramos fans de la saga, nos ha faltado paciencia suficiente para esperar más allá del día del estreno y ver qué desenlace tiene la historia de la reportera dicharachera que acaba mezclada en una trama de muertos vivientes y posesiones demoníacas.





sábado, 25 de octubre de 2014

MAGICAL GIRL (o toda historia es un puzle al que siempre le falta una pieza)




MAGICAL GIRL (o toda historia es un puzle al que siempre le falta una pieza)

TÍTULO: Magical Girl. TÍTULO ORIGINAL: Magical Girl. AÑO: 2014. NACIONALIDAD: España. DIRECCIÓN Y GUIÓN: Carlos Vermut. DIRECCIÓN DE FOTOGRAFÍA: Santiago Racaj. MONTAJE: Emma Tusell. INTÉRPRETES PRINCIPALES: Luis Bermejo, Bárbara Lennie, José Sacristán, Lucía Pollán, Israel Elejalde, Marisol Membrillo, Elisabet Gelabert, Miquel Insúa. PÁGINA WEB OFICIAL: http://magicalgirlfilm.com/ y http://blog.magicalgirlfilm.com/.

En los últimos años, ha adquirido peso relevante en el cine española la tendencia de las llamadas películas low cost o de bajo presupuesto. A falta de recursos económicos, la imaginación en los argumentos, el desarrollo de tramas originales y novedosas y la puesta en práctica de un estilo rompedor e innovador se han convertido en las señas de identidad de este cine que se ha consolidado como alternativa ante la situación de precariedad industrial que está viviendo el sector. En este blog, ya hemos comentando películas que se inscriben esta línea como Stockholm (2013) de Rodrigo Sorogoyen (http://elespectadorimpertinente.blogspot.com.es/2013/04/16-festival-de-malaga-cine-espanol-2013_25.html), Casting (2013) de Jorge Naranjo (http://elespectadorimpertinente.blogspot.com.es/2013/04/16-festival-de-malaga-cine-espanol-2013_21.html), Gente en sitios (2013) de Juan Cavestany, La herida (2013) de Fernando Franco (tratamos estas dos películas en la misma entrada: http://elespectadorimpertinente.blogspot.com.es/2014/02/gente-en-sitios-y-la-herida.html) o las películas adscritas al movimiento #littlesecretfilm (http://elespectadorimpertinente.blogspot.com.es/2013/07/littlesecretfilm.html y http://elespectadorimpertinente.blogspot.com.es/2013/12/litttlesecretfilm-segunda-parte.html). Carlos Vermut ya consiguió una cierta repercusión con su primer largometraje, Diamond Flash (2011), el cual prescindió de ser distribuido en salas para hacerlo sólo a través de internet (https://www.filmin.es/pelicula/diamond-flash) y, posteriormente, en DVD. Es innegable que en este film Vermut demostró poseer un estilo muy acusado, con rasgos que auguraban que podíamos encontrarnos con un autor de gran proyección: su aproximación desde una perspectiva muy personal al tema de la violencia que tiene lugar en ambientes familiares y cotidianos, la combinación de momentos rayanos en la reflexión filosófica y la introspección psicológica con otros en los que la presencia chocante de elementos propios del cómic y la cultura popular sabía crear una expresiva contraposición y la mezcla de drama extremo y humor marciano no podían pasar desapercibidos. No obstante, sorprende, en cierto modo, que haya sido Carlos Vermut quien haya logrado convertirse en el máximo representante de la tendencia de la que estamos hablando (gracias a su triunfo en el último Festival de San Sebastián, con su segunda película, que hoy reseñamos) porque, a pesar de las virtudes que le reconocemos, otros títulos han reunido méritos en ningún caso inferiores (y estamos pensando, principalmente, en Casting, en Gente en sitios, en Manic pixie dream girl (An internet love story) de Pablo Maqueda o en Los desórdenes sentimentales de Ramón Alfonso) que no han sido valorados con suficiente justicia. Es cierto que Carlos Vermut es quien ha demostrado tener un estilo más maduro y formado pero, en este tipo de cine, más que un mérito incontestable, ello significa que su capacidad de recorrido futuro es menor que en el resto de casos citados. Y algo de eso pasa en Magical Girl. Pero, en gran medida, nuestro sistema cinematográfico ha apostado, en cierto modo, por lo más parecido (dentro del cine no comercial, evidentemente) a lo que se ha intentando hacer hasta ahora (y que ha demostrado no llevar a ninguna parte) para que el aire fresco y las nuevas corrientes no provoquen el cambio de jerarquías que el cine español necesita.





lunes, 13 de octubre de 2014

LA ISLA MÍNIMA y BLACK COAL



El género negro siempre se mueve en la frontera y, aunque parezca contradictorio, en las zonas grises. Todas sus historias se desarrollan a medio camino entre el realismo y la narrativa de género, entre la legalidad y la ilegalidad, entre la moralidad y la inmoralidad, entre las épocas destinadas a morir y los tiempos nuevos que empiezan a aflorar con rotundidad, en definitiva entre la luz y la oscuridad… Por ello, suele estar presente en momentos de crisis e incertidumbre en los que las viejas creencias parecen no hallar explicación a unas circunstancias que suponen una ruptura clara respecto al pasado. Por ello, no es de extrañar que coincidan en la cartelera dos películas centradas en sendas historias criminales que proceden de dos países tan lejanos y distintos como España y China.


LA ISLA MÍNIMA (o todo cambia pero todo sigue igual)

TÍTULO: La isla mínima. TÍTULO ORIGINAL: La isla mínima. AÑO: 2014. NACIONALIDAD: España. DIRECCIÓN: Alberto Rodríguez. GUIÓN: Rafael Cobos y Alberto Rodríguez. MÚSICA ORIGINAL: Julio de la Rosa. DIRECCIÓN DE FOTOGRAFÍA: Álex Catalán. MONTAJE: José M. G. Moyano. INTÉRPRETES PRINCIPALES: Javier Gutiérrez, Raúl Arévalo, Nerea Barros, Antonio de la Torre, Adelfa Calvo, Jesús Carroza, Jesús Castro, Mercedes León, Jesús Ortiz, Salva Reina, Manolo Solo. PÁGINA WEB OFICIAL: http://warnerbros.es/la-isla-minima-especial y https://es-es.facebook.com/pages/La-Isla-M%C3%ADnima/559808460754596.

Hace dos años, ya elogiamos en este blog la anterior película del director sevillano Alberto Rodríguez, Grupo 7  (http://elespectadorimpertinente.blogspot.com.es/2012/04/grupo-7-o-los-policias-tambien-lloran.html) y, de hecho, la llegamos a calificar como la mejor película española del año 2012 (http://elespectadorimpertinente.blogspot.com.es/2012/12/la-vida-de-pi-o-calo-el-chapeo-miro-de.html). También dijimos que la obra del cineasta se desarrollaba en aquel espacio donde confluían la vertiente social y los aspectos estrictamente personales y ello se vuelve a repetir en La isla mínima, donde, a partir de una investigación policial sobre la desaparición de dos chicas en un pueblo situado en las marismas del Guadalquivir en el año 1980, se acaba hablando de temas de mucha mayor hondura.

Si ya en Grupo 7 los dos policías interpretados por Mario Casas y Antonio de la Torre representaban dos posturas y dos trayectorias vitales que acababan siendo divergentes y contradictorias, en La isla mínima también hay una pareja de agentes pero, en esta ocasión, el proceso es inverso: si, inicialmente, Javier Gutiérrez y Raúl Arévalo parecen moverse en visiones contrapuestas (el primero, en posiciones cercanas al anterior régimen franquista; el segundo, abiertamente partidario del nuevo régimen democrático y de los cambios que el mismo debía conllevar), ambos terminan coincidiendo en la necesidad de sobrellevar una convivencia problemática y plagada de silencios y complicidades.